El Jardín de Carrejo, nuestro alojamiento en #Lexuspureweekend

Ayer os contaba mi iniciación en el mundo de los coches híbridos de la mano de Lexus. Lo que no os conté es dónde nos alojaron en el blogtrip #Lexuspureweekend. El lugar elegido fue El Jardín de Carrejo, un hotel rural con encanto en el interior de Cantabria.

Ubicado en Cabezón de la Sal, es un hotel de la red de Club de Calidad de Casonas de Cantabria y de la cadena Rusticae. Sin conocer de nada esta casa, el hecho de formar partes de estos prestigiosos clubs,  ya te da una idea de los estándares de calidad que te vas a encontrar. Pero no fue sólo eso: Alfonso e Isabel, responsables de la gestión de El Jardín de Carrejo, nos han hecho disfrutar al máximo de su casa, hasta el punto que casi me ofrezco en adopción.

Entrada principal al Jardín de Carrejo

Esta casona data del S. XIX, concretamente de 1.881, aunque no se le da uso de hotel hasta Julio de 1.999. Con una finca de 30.000 metros cuadrados, tiene las habitaciones divididas en dos edificios. Diez habitaciones están en el principal. En su día fue una cuadra y un pajar y fue rehabilitado guardando la arquitectura de la zona.

El segundo edificio, más pequeño, es el antiguo gallinero. Este es más nuevo. La rehabilitación se hizo en el 2.005 y tienes dos suites.

Sus enormes espacios verdes te invitan a pasear y descubrir rincones mágicos llenos de paz y tranquilidad. Ideales para no venir con prisa y leerte un buen libro bajo las copas de sus sequoias, cedros, nogales, robles, sauces, manzanos, cerezos y ciruelos, perales, castaños, tilos, alamos y chopos, acebos, arces, palmeras, higueras, cipreses, tejos y cornejos (creo que no me dejo ninguno :))

Seguramente eso hizo Nicole Kidman cuando se alojó aquí mientras rodaba Los Otros.

Los jardines del Jardín de Carrejo son absolutamente maravillosos




Y de esa fantástica finca se nutren en parte para su extraordinaria cocina. Para desayunar, además de estar todo acompañado con diferentes panes calientes, zumos de fruta recién exprimidos, café e infusiones de mil sabores, podéis degustar todos los manjares naturales de la siguiente foto.
Nota importente: no dejéis de probar el queso La Sotarraña, leche cruda de cabra, elaborado en cuevas naturales. ¡De muerte!

Los desayunos en el Jardín de Carrejo son deliciosos y muy completos

 Otro punto a destacar es su magnifica ubicación. Desde allí se pueden hacer muchas excursiones por toda la Cornisa Cantábrica, pudiendo hacer distintas visitas: Santander, Bilbao, Museo Gughenheim (1,30 horas) Picos de Europa, Potes, Lagos de Covadonga, Ribadesella, Oviedo (1,30 h), etc…
Espacios naturales como el Parque Natural del Saja, Barcena Mayor. Parque Natural de Oyambre (playas), Monte Corona, San Vicente de la Barquera, Comillas, Santillana del Mar. Parque de la Naturaleza de Cabarceno.
Y visitas culturales como las Cuevas de Altamira, Cuevas de las Monedas y del Castillo y Cuevas de El Soplao.
Si os apuntáis El Jardín de Carrejo como próximo destino, estoy seguro que acertaréis. Es mucho más que recomendable. Espero que os guste tanto o más que a mí.





1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *