El cocido de Lalín: no apto para inapetentes

Si mi madre leyera lo que voy a decir ahora, estoy seguro que me desheredaría: “Mamá, lo confieso, te he sido infiel. Me he enamorado del Cocido de Lalín“. Esto no quita que siga pensando que el cocido madrileño de mi madre es manjar para los dioses, pero tengo que reconocer que el cocido de Lalín que me comí hace unos días, superó todas mis expectativas. Es una auténtica fiesta para los disfrutones de la comida como yo.

Y es que en España tenemos la suerte de tener una gastronomía maravillosa y variada, basados muchos de los platos, en la tradición y el buen hacer de nuestras madres y abuelas en los fogones. Un buen ejemplo es el cocido o pote. Si no me equivoco, existen en nuestro país 10 variedades: el madrileño (también conocido como castellano), el maragato, el montañés, el andaluz, el extremeño, el asturiano, el lebaniego, la escudella i carn d’olla catalana, la olla gitana y el cocido de Lalín. Todos ellos deliciosos, la verdad, aunque desde ahora tengo que poner primero en el podio al gallego.

Comer este contundente plato en el municipio pontevedrés de Lalín es una auténtica fiesta, donde el placer no solo está en este plato, sino que al ser muchas las viandas a probar, es la excusa perfecta para disfrutar largamente y con calma en una mesa con amigos. Porque como veréis a continuación, para deleitarse con este manjar hay que venir sin prisas y con hambre.

hanway blog viajes cocido de lalín sopa

El Cocido de Lalín lo empezamos con una sopa de fideos

hanway blog viajes cocido de lalín chorizo y grelos

Bandeja de grelos con patata gallega y chorizos



hanway blog viajes cocido de lalín garbanzos

Garbanzos de Fuentesaúco con chorizos cebolleros

El cocido de Lalín, según mandan los cánones, tiene que ser servido así: de primero un caldo o sopa del cocido con fideos, continuando después mezclando en nuestro plato y a nuestro gusto las carnes y legumbres tradicionales: patatas gallegas enteras con grelos y chorizo, garbanzos con chorizos cebolleros, gallina, carne de ternera gallega, costillas, tobillo de cerdo, costillas, panceta, hueso, oreja, morros, lengua salada, lacón, careta de cerdo y jamón. Y como seguro que os quedáis con hambre (permitidme la ironía), seguiremos el festín con siete postres. Aquí varía dependiendo de donde comáis, pero podrían ser estos: rosquillas, queso con membrillo, filloas, dulce de leche, tarta de queso, flan y brazo gitano. Para terminar y digerir todo esto, nada mejor que un buen orujo gallego, que también hay muchos y variados, como el de café, el blanco, el de castañas o el de hierbas.

Ah! Y el pan. El pan gallego. Ya lo comenté en redes sociales mientras disfrutaba de este cocido: “El día que me muera, por favor, enterradme con una hogaza de pan de Lalín”. ¡Qué difícil es encontrar un pan de calidad como el gallego!

Ahora seguro que entenderéis por qué este menú no está hecho para personas inapetentes o con poco gusto por la comida. Aquí no valen excusas.

hanway blog viajes cocido de lalín carne

El cerdo es la estrella dentro de las carnes del Cocido de Lalín

hanway blog viajes cocido de lalín cerdo

hanway blog viajes cocido de lalín lacón

Las proporciones del lacón en el Cocido de Lalín son asombrosas

hanway blog viajes cocido de lalín postres

Lo tradicional es servir siete postres después del cocido




Donde comer un buen Cocido de Lalín

Aunque lo tradicional es tomar el cocido de Lalín en las fechas señalas (enero/febrero) ahora que ha empezado el otoño y nuestro cuerpo empieza a pedir calorías, son muchos los restaurantes que sabiendo esto, ya tienen en carta este tradicional plato. No tengo la suerte de haber probado todos para poder comparar, pero según tengo entendido, en varios establecimientos de Lalín lo clavan. Lo que diferencia unos restaurantes de otros es el tipo de materia prima que usan, la cantidad que te sirven y el precio. Para ir a tiro hecho, no lo dudéis: tenéis que visitar el restaurante Cabanas, casa que regenta el chef José Luis Iglesias, toda una eminencia en los fogones gallegos.

Entrar en esta acogedora casa es saber que no vas a salir defraudado desde que pones el pie en su barra, dándote la bienvenida con su cocina y sus excelentes productos locales a la vista, alimentándonos nada más entrar por los ojos y por el olfato.

La amabilidad y el buen trato de esta casa a sus comensales la traslada también José Luis a su cocina, manejando a la perfección la exquisita materia prima con la que trabaja el cocido de Lalín: sopa sustanciosa, colosales garbanzos de Fuentesaúco tiernos y mantecosos, una patata gallega al punto y cremosa, una abundante ración de grelos perfectamente cocidos, unos chorizos de cebolla de llorar de gusto y unas carnes para chuparse los dedos, donde el cerdo es el rey de la mesa, destacando para mí el delicioso lacón, la panceta y unas contundentes costillas. ¡¡Pura delicia para nuestros paladares!!

Para rematar en el restaurante Cabanas, los tradicionales siete postres que os comentaba anteriormente. Un auténtico festival de productos caseros que hará la delicia de los glotones amantes del dulce. Intentad probar un poco de todo, aunque si veis que no podéis, dejad un hueco para la tarta de queso con mermelada de tomate, el queso con membrillo y las filloas. ¡¡Delicatessen!!




hanway blog viajes cocido de lalín restaurante cabanas José Luis Iglesias

José Luis Iglesias, chef y propietario del restaurante Cabanas

hanway blog viajes cocido de lalín restaurante cabanas

Salón Restaurante Cabanas

Feria del Cocido de Lalín

Haríais bien en apuntaros esta fecha en vuestros calendarios para ir todos los años: el domingo anterior al domingo de carnaval, visita obligada a la Feria del Cocido de Lalín. Como será el festín durante estos días que esta fiesta de la gastronomía gallega consiguió en el 2010 el reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Con el paso de los años (la primera se realizó en 1968) se ha convertido en todo un referente a nivel nacional, llegando turistas de todas las partes del mundo. Nada menos que 60.000 visitantes se dieron cita este año. Una fiesta donde comprobamos de primera mano como Lalín es un referente en la producción de cárnicos de calidad y de extraordinarios productos cultivados en las tierras de Deza.

El cocido es el eje central de esta celebración, pero en los días que transcurre, se programan más de medio centenar de actividades con el fin de disfrutar de las tradiciones y cultura gallega. Yo estaría atento a la agenda del año que viene. Esta fiesta cumple 50 años y me da a mí en la nariz que se van a volcar al máximo con esta celebración. Una excusa perfecta para disfrutar en familia y con amigos de este amable pueblo y conocer a fondo sus raíces.

hanway blog viajes cocido de lalín cartel

Cartel de la Feria del Cocido de Lalín de este año


Compra tus viajes en mi web: Hanway Viajes

Hanway viajes


Te invito a que sigas informándote de mis viajes en mis redes sociales:

 





6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *