Brujas, la ciudad de los puentes jorobados

Reconozco que solo he estado unos días en Bélgica, pero fueron suficientes para traerme de este país unos maravillosos recuerdos y unas ganas locas de volver y recorrer otros fantásticos rincones de ese precioso país . Creo que por la riqueza cultural, histórica y gastronómica, hacen que este destino sea perfecto para una escapada. La cercanía de Bruselas con otras ciudades maravillosas como Gante, Amberes o Brujas, es perfecto para combinar varias opciones.

Y eso mismo fue lo que hice yo, un Bruselas – Brujas que aún tengo en mente por las experiencias que viví y disfruté. Hoy os hablaré y os daré algunos consejos de Brujas. En un solo día tendréis tiempo para conocer lo principal de la ciudad y llevaros un recuerdo fantástico. Si el tiempo os acompaña, su arquitectura, arte, puentes y canales os dejarán con la boca abierta. Pero además Brujas tiene unos excelentes restaurantes y magníficas tiendas de chocolates y bordados. Por supuesto, también abundan las cervecerías típicas belgas donde podréis degustar algunas de los 600 tipos de cervezas que hay en este país.

Brujas

La Plaza Mayor con su famoso campanario

Qué no te puedes perder en Brujas

Para los amantes del arte, tenéis que saber que Brujas tiene 30 museos, aunque personalmente pienso que su principal atractivo no está en el interior de esas galerías. La belleza de esta ciudad reside en sus calles, sus plazas, puentes, edificios y bonitos canales.

Una vez que llegues al centro de la ciudad, os recomiendo empezar por la Grote Markt (Plaza Mayor). En ella encontraréis su famoso campanario llamado Belfort, que junto a todo el casco histórico, fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1999. Si tenéis fondo físico y buenas piernas, podéis subir sus 366 escalones para poder admirar unas preciosas vistas panorámicas de la ciudad. Para seguir descubriendo Brujas, cuando bajéis el campanario os recomiendo coger fuerzas en alguno de los famosos puestos de patatas fritas (plato típico belga). Estos puestos llevan siglos vendiendo patatas fritas a los visitantes de Brujas. 

Y ya que hablamos de gastronomía, otro plato típico del país y que no podéis dejar de comer son sus ricos mejillones con un montón de combinaciones de distintas salsas. Un restaurante muy aconsejable para degustarlos ya que es la especialidad de la casa es De Mosselkelder. Además tiene unas espléndidas vistas a los canales.

Brujas

Ayuntamiento de Brujas

Brujas

Navegar por sus canales es obligado

Continuando la ruta por Brujas, la siguiente parada obligada sería otra de sus famosas plazas: Burg. En ella encontraréis el espectacular ayuntamiento de estilo gótico. También merece mucho la pena que visitéis la iglesia medieval de Nuestra Señora. Su torre, de 122 metros de altura, sigue siendo la estructura más alta de la ciudad y la segunda torre de ladrillo más alta del mundo.

Pero si por algo es famosa esta ciudad es por sus canales. Junto con Amsterdam y Estocolmo es conocida como la Venecia del Norte. Os aconsejo que tengáis la cámara de fotos a punto. Navegar por los canales de Brujas os transportará al medievo. Por suerte, han mantenido la belleza de sus edificios a lo largo de la historia y en cualquiera de lo recorridos que hagáis por sus canales, iréis descubriendo rincones maravillosos como: el Palacio del Franc, la Casa de Caridad del Pelícano, la Plaza de los Curtidores o Groenerei (Orilla Verde), siendo este último uno de los lugares que ha inspirado a muchos artistas flamencos.

Haciendo un descansito en unos de sus puentes

Haciendo un descansito en unos de sus puentes

Vista panorámica de los canales

Vista panorámica de los canales de Brujas

Como os decía antes, Brujas tiene 30 museos, pero si sois amantes del dulce como yo y el chocolate os pierde, no podéis dejar de visitar el Choco-Tour. Además de poder degustar el conocido chocolate belga, en este museo conoceréis un poco mejor la historia de este alimento y utensilios que se usaban desde la época precolombina. Si vais con el tiempo justo, no os preocupéis: por toda la ciudad encontraréis un montón de tiendas de chocolate para matar el gusanillo.

Del resto de museos, destaca el Museo Groeninge, una galería de arte que alberga un colección permanente que incluye la mundialmente famosa colección de pintura flamenca primitiva.

Brujas

Uno de los famosos puentes “jorobados” de Brujas

Como llegar desde Bruselas

Aunque lógicamente desde Bruselas podéis llegar a Brujas por autobús o en coche de alquiler, lo más normal es desplazarse a esta ciudad en tren. El tren desde la capital belga suele tardar una hora y el coste por trayecto y persona es de unos 19 €.

En cualquiera de los hoteles que os alojéis, también podréis encontrar excursiones organizadas donde os incluyen además del transporte en bus, un guía en habla castellana. El coste de esta excursión suele rondar los 40 € por persona.

Moverse por Brujas

Por supuesto, ir a Brujas y no navegar por sus canales es de pecado. Las excursiones en barco cuestan 7 € para los adultos y 3.50 € para niños (si compráis la Brugge City Card incluye un viaje gratis). Tenéis que tener en cuenta que solo se puede navegar desde Marzo a Noviembre con horario de 10:00 a 18:00 horas. Hay cinco puntos de embarque que encontraréis fácilmente por el centro de la ciudad.

Otra opción muy típica de este país es poder moverte cómodamente por sus ciudades en bicicleta. En la estación de tren las podéis alquilar por 4 € la hora. Hay una tercera opción mucho más romántica que es pasear por Brujas montados en un coche de caballos por 36 € la media hora.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:

hdtjetuj ñ Ver mapa más grande

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *