Viajando con Sandra Collantes

Investigando un poco sobre la vida y trayectoria de la actriz madrileña Sandra Collantes, había leído cosas tan maravillosas de ella como: “Cuando calla, anhelo e ilusión en su mirada”, “Irradia una vital energía al oficio dramático”, “Es el símbolo del cambio de una generación” o “Su salvaje belleza va acorde con el indómito talento que posee”. Nada encontré ni me hacía imaginar sobre su enorme espíritu viajero, su atracción por el mar, su capacidad para inspirarse gracias a las experiencias vividas y su fantástico carácter impulsivo que le lleva a preparar la maleta de un día para otro. Una viajera incansable con una vida repleta de anécdotas fascinantes. Para mí, una maravillosa sorpresa, la verdad.

En su trayectoria profesional Sandra Collantes ha participado en películas como Una palabra tuya, Gente de mala calidad, R2 y el caso del cadáver sin cabeza, Historias de Lavapiés o De chica en chica, aunque la mayor parte de su trayectoria ha sido en el teatro y la televisión. En las tablas hemos podido disfrutar de ella en obras como Hoy no me puedo levantar, Las fichas o Los años rápidos. En la pequeña pantalla se la ha visto en series como Antivicio, Esencia de Poder, Luna Negra, Obsesión, Cuéntame como pasó, Amar en Tiempos Revueltos, Herederos, Cuestión de Sexo y Frágiles. En breve, en Telecinco, la veremos en Perdóname Señor.

¿Qué paisajes llenan tu infancia?

¡¡¡Muchos!!! A mis padres les encantaba ir de camping con una caravana. Así que me pasé mi infancia “asalvajada”. Subida a los árboles y cogiendo bichos y animales. Rodeada de montañas y lagos. Solíamos ir mucho a los pantanos de Buendía y Sacendón. Una infancia muy humilde pero muy feliz. Rodeada de todos mis primos y tíos. Siempre haciendo actividades y al caer la noche asando patatas en una hoguera charlando y contando historias de miedo. Nos encantaba hacer acampada libre. La pena es que ahora esté prohibido.

¿Cuáles son las razones que te invitan a viajar?

Cualquier excusa es buena para salir de Madrid. Me encanta Madrid, es mi ciudad. Pero me satura. De ahí lo de Madrid me mata. En lo bueno y en lo malo. Mucho tráfico, mucha gente, poco verde y poco tiempo para desconectar. Así que me encanta cuando llega el momento de preparar la maleta.

Sandra Collantes Hanway blog viajes

Sandra Collantes

¿Qué amanecer no has podido olvidar?

Más que un amanecer, fue una puesta de Luna en Marruecos, cerca de Ashilá. Estuvimos todo el día en una playa retirada de todo y muy difícil de encontrar, en una especie de chiringuito. Hablamos con el hombre y le convencimos para que nos dejase dormir allí. Así que compramos unas mantas y la sorpresa fue cuando empezó a salir del mar esa inmensa luna naranja, como una bola de fuego. ¡¡Fue espectacular!! Jamás había visto una puesta de luna como aquella. La luna era gigante y de un color brutal.

¿Te gusta viajar planificándolo todo o preconcebido?

Jamás planeo nada. Incluso lo puedo decidir de un día para otro. No me gusta nada hacer planes. Soy impulsiva. Una vez estábamos tomando algo en un sitio. Eran las 3 de la mañana y dije: “¿Y si cogemos el coche y nos vamos a la playa a pasar el fin de semana?” Y así fue. Amaneció y estábamos frente al mar tirados en la arena de la playa. O cuando me fui a Tailandia. Estábamos en la latina de cañas. Una amiga dijo: “Oye, nos vamos a Tailandia ¿por qué no os apuntáis?” Así que acabé las funciones que tenía que hacer de Hoy no me puedo levantar, preparé visados y en una semana estábamos aterrizando allí.

¿Tienes algún lugar para desconectar y cargar las pilas?

Sí. Amo irme a El Palmar, en Cádiz. Es un sitio con una energía muy bonita y unos atardeceres espectaculares. Me encanta cuando es fuera de temporada y apenas hay gente. Kilómetros de playa para pasear. Además he tenido la gran suerte de rodar mi última serie allí. (Perdóname Señor que se estrena en breve en Telecinco) en toda la zona de Barbate, Zahara de los Atunes, Caños de Meca… Fue un regalo. Me acuerdo que muchos días acabábamos de rodar y corriendo cogíamos el coche para ver la puesta de Sol con un vino. La zona del faro de Trafalgar en las dunas es mágica.

Tailandia Sandra Collantes Hanway blog viajes

Sandra Collantes en Tailandia, un viaje que surgió de forma impulsiva

¿Qué es lo que nunca falta en la maleta de Sandra Collantes?

Podría irme sin nada. Lo importante es la compañía. Aunque también disfruto mucho viajando sola. Aunque apenas lo he hecho. Pero quizás la cámara de fotos y un cuaderno para escribir.

¿Tienes algún ritual cuando viajas y estás lejos? ¿Qué te hace sentirte mejor?

Mi ritual es bañarme en el mar sea la época del año que sea. Es como un bautizo, como limpiar la energía y dejar el estrés ahí. Y si es con la puesta de Sol mejor que mejor.




¿Qué tal tu etapa de Londres?

Londres fue maravilloso. Un día en el cumpleaños de una amiga esperando a que llegasen a altas horas de la madrugada, pensé: “Me quiero ir. Es el momento”. Siempre quise irme fuera una temporada. No sabía muy bien donde. Así que al día siguiente puse un comentario en facebook. Me escribió una antigua amiga que vivía allí y en una semana estaba volando a Londres. Los 3 primeros meses fueron muy locos. Cambié 3 veces de casa. Pero me recorría la ciudad yo sola mirando todo. Visitando museos, haciendo fotos, conociendo gente nueva y flipando. Es una ciudad muy dura para vivir. Echas mucho de menos a la familia y a los amigos pero para mi fue un antes y un después. Salir de la zona de confort es difícil pero muy gratificante. En verano volví a España a rodar De Chica en Chica y volví de nuevo a Londres. La segunda etapa fue más tranquila. Había dejado mi trabajo. Busqué uno a 5 minutos de mi casa, me compré una bici y conocí otro Londres. Me perdía por los canales, descubrí cafés maravillosos con chimenea donde pasaba las horas estudiando inglés y escribiendo cosas y pensando mucho. Vivía en Homerton, un barrio donde vivían muchos artistas, rodeada de parques. Uno de mis sitios favoritos era Victoria Park que tenía un pequeño lago y muchos árboles. También London Fields y un pequeño café que había el lado de Hackney Central, rodeado de tumbas. Parece siniestro pero es un rincón precioso. Pero lo mejor era coger la bici y perderse.

En el último mes aproveché para viajar un poco visitando Brighton, Oxford, Cambridge… con sus universidades de cuento de Harry Potter… y Canterbury, que fue la que más me gustó. De hecho estuve pensando durante un tiempo dejar Londres y mudarme allí. Pero no tenía energía para volver hacer otra mudanza. Es una ciudad medieval con mucha historia. Pertenece al condado de Kent.  La catedral es espectacular, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Perderse por sus calles es como estar en un cuento. Hay un sitio a orillas del río que tiene una silla de madera en lo alto. La historia dice que allí sentaban a las que creían que eran brujas, las sumergían en el agua y si al salir todavía respiraban, las consideraban brujas y las mataban. A pocos kilómetros está el mar. No recuerdo como se llamaba el pueblito. Fuimos allí haciendo autostop. La gente nos miraba como si fuéramos locas porque allí no es muy habitual y allí fue la única vez que tuve la oportunidad de hacer mi ritual de bañarme. ¡¡¡Jajaja!!!

En fin… De mi etapa en Londres podría escribir mucho, pero tampoco quiero aburrir. Es una experiencia que va ligada a una etapa de mi vida muy importante de búsqueda personal.

Londres Sandra Collantes Hanway blog viajes

La etapa en Londres ha sido una de las más importantes en la vida de Sandra Collantes

¿Has viajado a algún lugar seducida por una película?

Sí, a Roma. Por La Dolce Vita, Caro diario, Vacaciones en Roma y unas cuantas más. ¡Me encanta el cine italiano! Fue un viaje maravilloso. Alquilamos una vespa y nos perdimos por Roma. Qué decir… A Roma hay que ir, sí o sí.

Italia es un sitio donde todavía tengo muchos viajes que hacer. He estado en varios sitios, pero quiero ir al sur de Italia y recorrerlo.

¿Alguno de tus viajes te ha inspirado para alguno de tus trabajos?

Pues yo creo que todos. Para mi los viajes están muy relacionados a algo muy emocional. Cuando viajas estás abierto a muchas emociones. Recordaré siempre Camboya y Petra. Son lugares mágicos donde se te ponen los pelos de punta de la energía que desprenden. Allí he sentido cosas muy bonitas. Sientes las historia de esas “piedras” y cuanto menos es inspirador.

Y por supuesto NY. Estar allí es estar constantemente metido en un decorado de película. Me encantó visitar sitios donde se han rodado las mejores escenas del cine y muchas de las películas que me gustan. Fue como un sueño hecho realidad.

Uno de tus hoteles favoritos es…

No es un hotel. En mi viaje a Palestina. Nos dimos un “salto” a Egipto, al Sinaí, a una zona que se llama Rasha Satan. Son unas cabañas hechas de cañas a unos escasos metros del mar. No son muy lujosas, apenas hay una pequeña jaima en el centro donde desayunas, comes y cenas. Duermes en un pequeño colchón en el suelo. Pero el entorno es absolutamente espectacular. Amanecer allí y bucear es una de las experiencias más alucinantes que he vivido. Y ver las estrellas de noche.

Sandra Collantes Petra Hanway blog viajes

Petra (Jordania), uno de los destinos que ha dejado marcada a Sandra Collantes

Y para comer, algún lugar que nunca falla es…

Dejándote llevar. Donde ves que coma la gente de allí.

Un viaje que nunca repetirías.

Creo que ninguno. Siempre disfruto viajando. Es una de las cosas que más me gusta hacer.

¿Un destino por explorar?

¡¡Uf!!! ¡¡¡Tengo tantos!!! Sudamérica,  Australia, la India… Así que imagínate.

Sandra Collantes mar hanway blog viajes

Amanecer y bucear en Rasha Satan, una de las experiencias más alucinante que ha vivido Sandra Collantes

¿Un plan para visitar Alcalá…?

Patearse el casco histórico, la universidad, la plaza Cervantes, el palacio arzobispal, la Calle Mayor con su suelo empedrado… Y tomarse algo al atardecer escuchando el ruido que hacen las cigüeñas. Y por supuesto tomarse algo en los índalos. Comer almendras garrapiñadas y rosquillas de Alcalá que hacen las monjas.

Y sobre todo investigar un poco de la historia de Alcalá de Henares, algo que se debe hacer siempre que se viaja a algún sitio. Aunque sea en Wikipedia.

¿El lugar al que siempre volveré?

El mismo donde me voy a desconectar. Me quedo con El Palmar en Cádiz. Todos los años me escapo aunque sea unos días. Algún día me gustaría tener una casita allí.





Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


¡Pincha en la imagen y hazte con tu 5% de descuento en tu seguro de viaje!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *