Viajando con Alfredo Urdaci

Alfredo Urdaci es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra y en Filosofía y Letras por la Complutense de Madrid. En 1983 comenzó su andadura periodística en Diario 16 pasando dos años más tarde a trabajar en Radio Nacional de España donde llegó a ser corresponsal en Roma durante tres años. En 1998 se trasladó a Televisión Española (TVE) como subdirector de los Servicios Informativos, cargo que compatibilizó con los cometidos de director y presentador de la segunda edición del Telediario. Tras su salida de la televisión pública, en 2006 monta su propia productora (Ludiana Bluefields) compaginando su andadura empresarial con colaboraciones como tertuliano en programas como Espejo Público (Antena 3), La Noria (Telecinco), La Mirada Crítica (Telecinco) o Herrera en la onda (COPE). En 2014 es nombrado director de los servicios informativos de 13 TV, asumiendo a su vez la tarea de presentador de la 2ª edición de Al Día, el principal informativo de la cadena.

A la espera de poder disfrutar de su próximo libro de viajes, a Alfredo Urdaci también le podemos leer en los libros que ha publicado: “Días de ruido y furia: la televisión que me tocó vivir”, “Benedicto XVI Y El Último Conclave”, “El Cónclave: los secretos de la elección del Papa al descubierto”, “Pintar la justicia”, “Cara o cruz. Una sociedad que se rebela” y “Como Salir Del Infierno”.
Sus últimas publicaciones son de este año: “La España cruda. Crónica del disparate” y “Manual urgente de comunicación”, los dos con la editorial Almuzara.
Hanway blog viajes Alfredo Urdaci

Alfredo Urdaci

¿Qué paisajes llenan tu infancia?

Los de la zona media de Navarra: pueblos pequeños, suaves colinas, ríos amables, choperas que destellaban con el viento y luz, una luz infinita.

Creo que los viajes que realizaste siguiendo a Juan Pablo II te han marcado de por vida…

El más intenso fue a Centroamérica. Comenzó en una Guatemala sacudida por la violencia contra los grupos indígenas, siguió por Nicaragua y El Salvador. Es curioso cómo países tan próximos pueden tener una diferencia de riqueza tan abismal. Y terminó en Venezuela, país rico en el que no había leche, porque ya la maldición del petróleo hacía estragos. Los paisajes que recuerdo de aquel viaje son sobre todo dos: la ciudad de Antigua (un viaje en el tiempo a la etapa colonial) y la selva llanera de Venezuela.

Por tu larga experiencia viajera: si no vivieras en España, vivirías en…

Italia. Es mi segunda patria. Viví tres años en Roma. Allí nacieron mis hijos. Cuando me ponen anestesia para alguna revisión médica siempre despierto hablando en italiano.

Una publicación compartida de Ludiana (@alfredo_urdaci) el

¿Qué es lo que nunca falta en la maleta de Alfredo Urdaci?

Libros: novelas, libros de viajes, guías de los países que voy a visitar. Y una cámara de fotos. A veces varias, para desazón de mi familia.

Siempre te han gustado las locomotoras. ¿Es tu medio de transporte preferido?¿Has realizado alguno de los grandes viajes en tren como el Transiberiano o el Maharajás Expressx?

Me fascinan los trenes. Mi sueño incumplido es uno de esos viajes a bordo de esos viejos cacharros.

Uno de tus hoteles preferidos es…

Viví días intensos en el Ritz de Riad. Es un hotel sacado de Las Mil y una noches: camareros vestidos con turbantes turquesa te sirven un café aromático a la entrada y ya están en los tiempos de Harum al Rashid, el gran califa.




Una publicación compartida de Ludiana (@alfredo_urdaci) el

Y para comer, algún lugar que nunca falla es…

Recuerdo dos almuerzos inolvidables. El primero en un restaurante de Santa Agata sui due golfi. Se llama Don Alfonso 1890. Desde allí se divisan los dos golfos que bordean Nápoles. Y se come como los domingos en el cielo. El otro fue un picnic en los acantilados rosa de la Bretaña: buena compañía, el sol, el mar, la brisa, quesos franceses, un poco de paté y una botella de Borgoña. Tres estrellas en mis michelines.

Un viaje que nunca repetirías.

No puedo contestar a esta pregunta. En todos mis viajes he tenido más días buenos que malos. Soy positivo y optimista. Siempre hay algo por lo que repetir un viaje.

La vida es un viaje que recorremos junto a la familia. ¿Intentas estar siempre acompañado de los tuyos cuando viajas?

No entiendo los viajes sin mi familia. Al completo. Si viajo solo con mi mujer, echo de menos a mis hijos. El último que hicimos fue un recorrido intenso y extenso por Israel. En los viajes se hace mucha familia.

Una publicación compartida de Ludiana (@alfredo_urdaci) el

¿Alguno de tus viajes te ha inspirado para alguno de tus trabajos o proyectos profesionales?

De todos traigo algo, y en todos encuentro hilos de los que tirar. Mi próxima meta será un libro de viaje. Todavía no sé el destino, pero ya he empezado a escribirlo.

¿Cuáles son los motivos que te invitan a viajar?

Siempre la curiosidad. Es el gran motor de mi vida. Me gustan los países con historia, con cicatrices, con vida interior. También debo reconocer mi atracción por aquellos países que saben disfrutar de la vida: Francia, Italia, Israel, los países árabes.

¿Qué amanecer no has podido olvidar?

El sol sale en el desierto de Arabia. Ilumina una tierra que parece que acaba de ser creada: inabarcable, virgen, vacía. Pero a las diez de la mañana es el infierno.

París

Una publicación compartida de Ludiana (@alfredo_urdaci) el


Si yo nunca hubiese estado en Pamplona, tu ciudad, ¿qué plan me recomendarías?

Que vayas conmigo. A Pamplona tienes que ir con alguien que haya vivido en la ciudad. Pero si vas solo te diré que es una ciudad para estar en la calle, sobre todo con buen tiempo. En invierno se cierra toda, y en verano se abre como la flor de un cactus. Busca los bares del casco viejo, las plazas recoletas cerca de sus murallas, y algún museo interesante. Comerás bien y beberás mejor. Hay una Pamplona antigua deliciosa, pero también una Pamplona moderna que no debes ignorar. Por ejemplo en el Museo de la Universidad de Navarra, un centro de vanguardia con muy buena arquitectura.

Para terminar, una ciudad para perderte.

Me pierdo en Sevilla y en Córdoba, pero también en Marrakech. Mi gran ambición es vivir retirado en el barrio árabe de Jerusalem, Insallah.

Santa María de Huerta

Una publicación compartida de Ludiana (@alfredo_urdaci) el


Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


¡Pincha en la imagen y hazte con tu 5% de descuento en tu seguro de viaje!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *