Tesoros de Roma: el Foro Romano

La ciudad de Roma es eterna por su legado y por los tesoros que, a través de los siglos siguen en pie maravillando a propios y extraños. Entre los símbolos de una época majestuosa, se encuentra el Foro Romano: el lugar clave donde todo se desarrollaba en la antigua Roma. Toda la parte política, social y cultural tenía lugar en el foro. Era el centro logístico y neurálgico de la ciudad: templos, basílicas y monumentos tan relevantes como la Curia del Senado, la Casa de las Vestales o la Tribuna de los Oradores hacen que el foro sea una visita obligada para cualquiera que viaje a Roma y quiera empaparse de historia. Aunque ahora, solo perviven los vestigios, cuando se contempla el conjunto, con un poco de imaginación, es fácil volver a vislumbrar la majestuosidad de las basílicas, la grandeza de los templos e incluso revivir las marchas de los soldado por la Vía Sacra o el resonar de las voces en el Senado.

El llamado Foro Romano, El Palatino (residencia imperial empezada por el emperador Augusto) y los Foros Imperiales/Coliseo (ampliaciones del Foro Romano creados en su mayoría por Julio César) forman un triángulo arquitectónico que maravilla a cada uno de sus visitantes. La mejor vista del foro Romano, se abre desde El Palatino, situado en lo alto de una colina que supuestamente fue la elegida por la loba para amamantar a Rómulo y Remo. A pesar de tener menos importancia que el Foro, no deja de ser interesante visitar sus salas de audiencia, los restos de la cabaña de Rómulo, la casa de Augusto (inaugurada en 2008) o el Criptopórtico de Nerón. La visita al Palatino, que dura poco menos de media hora, es mejor hacerla con un guía que nos ayudará a entender las ruinas de la colina y no pasar nada por alto.

Foro Romano Hanway blog viajes

Foro Romano

El principal Foro Romano empezó a construirse cuando la ciudad de Roma empezó a florecer en el siglo VIII A.C. Poco después, el foro primigenio se quedó pequeño y se le unieron otros de mayor tamaño que competirían entre ellos en majestuosidad, tamaño y hermosura. Por esta razón, muchos historiadores, rechazan la denominación de Foro Romano en singular, y se refieren a él como Los Foros Imperiales. Esto es una peculiaridad única de la ciudad de Roma, ya que en cualquier otra ciudad del mundo, siempre se ha construido un solo foro.

Es sorprendente averiguar que a lo largo de los siglos, el foro ha sufrido un sinfín de incendios, todos ellos causados por las lámparas de aceite que los romanos utilizaban para iluminar la ciudad. Este tipo de alumbrado público, unido al gentío que colapsaba cada día sus calles convertían en un polvorín esta zona que incendio tras incendio revivía de sus cenizas y se levantaba cada vez más grandiosa.

Aunque muchos de los monumentos están ahora en ruinas, sorprende lo maravillosamente bien conservados que están algunos de ellos como el Arco de Tito, la Basílica de Majencio y Constantino, el templo de Antonino y Faustina, el Templo de Rómulo y el Arco de Septimio Severo.

foro romano basilica majencio constantino hanway blog viajes

Basilica Majencio y Constantino del Foro Romano

El Arco de Tito está situado en la Vía Sacra del Foro Romano

Templo Rómulo Hanway blog viajes Foro Romano

Templo de Rómulo

La mejor opción para visitar el Foro Romano y sus alrededores es comprar la Roma Past que además de dejarnos entrar en los dos principales monumentos de Roma, nos permite usar ilimitadamente el transporte público durante los días que contratemos. El Foro, El Palatino y el Coliseo está considerado como un solo monumento, así que aún tendremos posibilidad de acceder gratis a otro.

Aunque también podemos ver el Foro gratis. Todo depende de cómo queramos adentrarnos en la historia de Roma. Si lo que queremos es simplemente tener una visión general de la ruinas es suficiente con dar un paseo por la vía Fori Imperiali o bajar desde el Campidoglio por la cárcel Marmentina. Todo dependerá de si simplemente se desea admirar el complejo o si por el contrario, deseamos indagar las ruinas de los templos, palacios, mosaicos y demás tesoros que dieron lugar a la gran república de Roma. Lo mejor es perderse tanto por dentro como por fuera del Foro y contemplarlo en todas sus perspectivas sin olvidar la zona del Campidoglio que adquiere una atmósfera especial de noche. Para ver el complejo del Campidoglio es necesario ir en dirección al monumento de Víctor Enmanuel. Se puede acceder desde el lateral de la parte frontal o, subiendo por el Museo del Renacimiento, justo en la acera frente al Foro Trajano. Cualquier opción es buena. Si se observa desde el Campidoglio, es posible distinguir las principales ruinas y el curso de la Via Sacra. Este es el recorrido de las procesiones en dirección al capitolio para venerar y agradecer los triunfos al dios Júpiter.

Foro Trajano Hanway blog viajes Romano

Foro Trajano

Dependiendo de la época del año en la que visitemos Roma deberemos tener en cuenta las colas de turistas y las extremas temperaturas de la capital italiana, sobre todo en verano. Aunque es difícil evitar la masificación de gente porque nos encontramos ante uno de los monumentos más visitados del mundo, es recomendable comprar las entradas directamente en el Foro Romano (hay otro punto de venta en el Coliseo pero las colas para comprar son más grandes). Así mismo, es conveniente evitar en los meses de verano, las horas centrales del día: hay muy poca sombra y las temperaturas alcanzan los 42º C.

Para recorrer los foros, lo mejor es adquirir una audioguía (cuesta 5,5 €), disponible en muchos idiomas y que nos ayudará a entender mucho mejor los detalles de cada una de las construcciones. Estoy seguro que la visita a este tesoro de Roma no os dejará indiferentes.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:





1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *