Roskilde, antigua capital de Dinamarca

Para los que como yo, estéis escasos de tiempo en Dinamarca y lo queráis exprimir al máximo viendo varias cosas y disfrutando de este maravilloso país, Roskilde es una muy recomendable excursión a realizar.

Para llegar a Roskilde lo mejor es hacerlo en transporte público. Hay tres trenes diarios de ida y vuelta desde Copenhague. Estas fueron, a mediados del siglo XIX, las dos primeras ciudades que estuvieron unidas por tren en Dinamarca. Como todo en estos países, viajar por el interior del país resulta un poco caro. El billete sencillo vale 50 coronas (unos 6 €). Por eso es recomendable comprar el bono diario. Sale por 85 coronas (11 €). Lo mejor es que, además de poder montar en todos los servicios públicos durante un día, podrás entrar en la catedral y el museo vikingo del que luego os hablaré un poco. Yo personalmente elegí el autobús con guía. Salen del centro de Copenhague y no tardan más de 40 minutos. El coste fue más o menos el mismo.

Roskilde

Roskilde

Esta pequeña ciudad rodeada de fiordos fue la capital danesa hasta el siglo XV. El principal atractivo de la ciudad es su catedral de estilo gótico de ladrillo visto. La guía fue un poco atrevida y nos la comparó con nuestro Escorial. Salvando muchísimo las distancias, tiene una explicación tal afirmación: En esta catedral se encuentran enterrados todos los reyes daneses desde la edad media hasta la actualidad. En total alberga las tumbas de 39 reyes y reinas.

También es, como nuestro monasterio, Patrimonio de la Humanidad. Y con todos los respetos, en poco más se parecen.

Poco os puedo contar del interior de la catedral. Tuvimos mala suerte y se estaba celebrando una boda. No nos permitieron entrar, y esperar a que acabara el enlace, se me hacía un poco bola.

Roskilde

Los barcos vikingos que se pueden contemplar en Roskilde son espectaculares

Otro de los principales atractivos de Roskilde es su museo vikingo. A mediados del siglo pasado se encontraron en un fiordo cercano cinco cascos hundidos de embarcaciones vikingas. Al ser de madera, su estado de conservación era bastante lamentable, pero después de muchos años de trabajo, han podido restaurar gran parte de ellos. En el museo te explican un poco su historia y como con esas naves pudieron ir descubriendo y conquistando lugares más lejanos. De todo lo que pude aprender, lo que más me sorprendió fue que, una vez llegaban a tierra, no abandonaban sus naves. Las cargaban en brazos y las llevaban hasta encontrar otra vez de nuevo mar. ¡Animalitos!

Las embarcaciones que se pueden contemplar son una barzaca; un buque para largos viajes de unos 27 metros de eslora; un buque de guerra llamado drakkar y un barco mercante de alta mar llamado knarr.

En el puerto vikingo que han construido puedes subir en alguna réplica exacta de alguno de estos barcos.

Roskilde

Parte del museo vikingo de Roskilde

Para los amantes de la música, seguro que también saben que Roskilde es conocida por el festival que celebra en verano. Para muestra, algunos grupos y artistas que este año han participado: Metallica, Rihanna, Queens of the Stone Age… Se lleva haciendo desde hace cuarenta años y es todo un referente musical en Europa.

En fin, si vuestra próxima escapada es Dinamarca, creo que merece la pena que os dejéis caer por este bonito rincón danés.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:

Ver mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *