Paseando por Coca, Segovia

Desde hace tres semanas, cuando mi familia me regaló por mi cumpleaños una nueva cámara de fotos, la Nikon V1, me moría de ganas de hacer una pequeña salida y poder estrenarla. El tiempo hasta ahora no nos había acompañado, por eso en cuanto vimos un rayo de sol, salimos disparados hacia Segovia no fuera a ser que el día se torciese.

La ruta segoviana la teníamos planeada desde hace unos días. Empezaríamos por Coca y acabaríamos en Cuéllar. Llevaba mucho tiempo con ganas de conocer estos pueblos ya que además de haberlos visto en documentales, últimamente varios buenos amigos me los habían recomendado. Y visto lo visto, se lo agradezco mucho.

Para llegar a Coca desde Madrid, os recomiendo ir por la A6 y salir en la salida 108, dirección Olmedo. No tiene perdida. Con poco tráfico en a penas una hora podéis llegar tranquilamente. Si venís por esa carretera, nada más subir una pequeña pendiente os encontraréis de lleno con su imponente castillo, uno de los monumentos más destacados de la provincia.

Castillo de Coca

Castillo de Coca

Castillo de Coca

Vistas de los alrededores de Coca desde el castillo

Castillo de Coca

Castillo de Coca Hanway viajes blog estante

Aunque la construcción del castillo  fue encargada  a Alfonso de Fonseca, Arzobispo de Sevilla, por Juan II de Castilla en el S. XV (sobre el 1,453), no fue levantado hasta finales de ese siglo por el maestro Ali Caro.

La visita al castillo no se hace guiada. Además de poder pasear por los exteriores de las murallas y por el patio interior, la única ruta interna que se puede hacer es subir por la Torre del Homenaje, parando en varias estancias (no muy bien conservadas) y bajar por la torre contraria, Torre Pedro de Mata, hasta el patio central del castillo (el patio de armas). Las entradas para niños y jubilados son 2 € y para adultos 2,70 €. Merece la pena subir para poder disfrutar de las vistas panorámicas del pueblo.

A título personal, lo que más me impresionó estaba en el exterior del castillo: un alucinante foso de 40 metros de altura.

El castillo pertenece en la actualidad a la Casa de Alba. En 1928, la Dirección General de Bellas Artes, lo declara Monumento Histórico Nacional. El cuerpo central del castillo es la única parte totalmente nueva y alberga, desde 1,954 la Escuela de Capacitación Forestal. Acceder a esta zona está prohibida para los turistas.

Coca Hanway blog viajes pueblo

Vistas de Coca desde lo alto del castillo

Castillo de Coca Hanway viajes blog

Panorámica del Castillo de Coca

Castillo de Coca

Castillo de Coca Hanway viajes patio

Patio del castillo de Coca

Además del fabuloso castillo, Coca merece patearla tranquilamente, ya que esconde verdaderas maravillas arquitectónicas.

Saliendo del castillo, de camino a la Plaza Mayor, nos encontramos con la fantástica Torre de San Nicolás. Fue construida en el S. XII a imitación de un minarete islámico. Aunque actualmente sirve como mirador, hasta el S. XVIII formaba parte de una iglesia que tenía el mismo nombre. Por desgracia la iglesia se derrumbó quedando en pie solo la torre. Desde 1,931 también fue declarado Monumento Nacional.

Hanway blog viajes Coca torre

Torre de San Nicolás, S. XII

Parroquia Santa María La Mayor Coca Hanway viajes blog

Parroquia Santa María La Mayor de Coca

Ayuntamiento de Coca Hanway viajes blog

Ayuntamiento de Coca

Castillo de Coca detalle Hanway viajes blog

Coca puerta Hanway viajes blog

Puerta de la Villa de Coca

En el centro de Coca disfrutaremos de la sobria Iglesia Santa María la Mayor (S. XVI), gótica en su totalidad excepto la parte baja de la torre, que es románica. En el interior se encuentran los sepulcros de la familia Fonseca.

Antes de abandonar este precioso pueblo, es obligado visitar la parte que aún queda en pie de la muralla de estilo mudéjar. De esta fortificación militar solo se conservan 200 metros y una de las tres puertas de acceso que tuvo Coca, la Puerta de la Villa.

Me sorprendió que siendo domingo e hiciera veinticuatro grados primaverales, como podéis apreciar en las fotos, no había un alma por el pueblo. Supongo y espero que no será siempre así. Coca merece mucho la pena conocerla.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


Ver mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *