Oncala, el guardián del tesoro de las Tierras Altas de Soria

“Todos los viajes tienen destinos secretos sobre los que el viajero nada sabe”. Esta frase de Martin Buber bien podría ponerse a la entrada de la Iglesia de San Millán de Oncala. Este pequeño pueblo adoquinado y de casas de piedra, ubicado en las Tierras Altas de Soria, es el guardián del mayor y más preciado tesoro artístico de la zona. En su robusta y bella iglesia neoclásica de finales del siglo XVIII se custodian con mimo y celo 10 tapices flamencos. Ocho de ellos están tejidos sobre cartones de Rubens, colección denominada Apoteosis Eucarística, y llevan la marca inconfundible de Bruselas Brabante (BB), y la del tejedor Frans Van den Hecke (FVH), tapicero de Bruselas, decano del gremio de tejedores y tapicero de la Corte. El material que se usó para estos tapices fueron lana hilada y seda de una calidad tan fina que se emplearon 80 hilos por decímetro lineal. Los otros dos son de temática profana (alegorías del amor) y fueron tejidos con lana y seda en Bruselas, en el siglo XVII. Sin embargo, no figura la firma del maestro tejedor por ningún lado.

Todos están en un perfecto estado sin que se les haya hecho grandes trabajos de restauración, ya que han querido dejar los tapices tal y como el tiempo los ha ido conservando. Los grandes muros de la iglesia que los custodia y su escasa exposición a los turistas, seguro que también ha ayudado a su extraordinaria conservación.

Hanway blog viajes Oncala

El retablo mayor está dedicado a San Millán de la Cogolla, patrón de los pastores

Hanway blog viajes Oncala tapices

Hanway blog viajes Oncala tapices Soria

Los cartones que encargó en 1630 la Infanta Isabel Clara Eugenia (hija de Felipe II y gobernadora de los Países Bajos) a Pedro Pablo Rubens se componían realmente de dieciocho paños y estaban destinados a acomodar las salas del Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. La colección de tapices de Oncala fue donada por uno de los hijos ilustres de esta localidad, D. Juan Francisco Jiménez del Río, Obispo de Segovia y más tarde Arzobispo de Valencia. También fue la persona que financió la construcción de la iglesia de San Millán, levantándola encima de la vieja parroquia del pueblo.




Hanway blog viajes Oncala tapices Tierras Altas

El Triunfo de la Fe, uno de los tapices más bellos

Hanway blog viajes Oncala interior iglesia tapices Tierras Altas Soria

Hanway blog viajes Oncala tapices flamencos

Aunque los tapices son una excusa más que suficiente para acercarnos a las Tierras Altas de Soria, Oncala tiene además otros recursos turísticos naturales, gastronómicos e históricos que le hacen ser un municipio perfecto para conocer un poco mejor nuestra historia y cultura tradicional. Oncala sigue siendo de los pocos pueblos, junto con algunos otros de las Tierras Altas, que siguen viviendo de la trashumancia. Justamente ahora que acabamos de entrar en la estación otoñal, es cuando los pocos pastores que quedan en la zona, buscan mejores pastos para sus grandes rebaños de ovejas merinas por las viejas cañadas en tierras extremeñas, andaluzas o castellano-manchegas. En la casa de la maestra de Oncala está ubicado el Museo Pastoril, gestionado por la Asociación el Redil, donde podremos conocer la dura vida de estos hombres que durante tantos siglos han recorrido a pie nuestras tierras. En junio, celebrando el regreso de los pastores a Oncala, se celebra la Fiesta de la Trashumancia, donde se reviven costumbres locales ancestrales.

Hanway blog viajes Oncala iglesia pueblo

Iglesia de San Millán

Hanway blog viajes Oncala Iglesia de San Millán

Panorámica de Oncala desde la Iglesia de San Millán

La superficie de acebales puros en la provincia de Soria es de 1.577,42 hectáreas (es la zona de mayor producción de ramilla de acebo de origen natural de nuestro país) y Oncala es uno de los principales municipios por el número de acebos que aporta en sus tierras. Junto con la ganadería, ha sido siempre la base fundamental de la economía local. Poder pasear por las cuadras de acebos es toda una experiencia que no podéis dejar de hacer. Pero si además queréis meteros de lleno en sus tradiciones alrededor de esta industria, os aconsejo que toméis buena nota: en Navidad celebran la Feria del Acebo y el Adorno Navideño (este año será su octava edición). Se puede participar en los tallares de acebo y en las rutas al acebal de Oncala. Coincidiendo con la feria, el pueblo entero se vuelca en un belén viviente que organizan entre todos los vecinos.

Dónde dormir y comer

Oncala, al ser un municipio muy pequeño (apenas 100 habitantes) dispone de poca variedad hotelera, aunque sus dos establecimientos disponen de todo lo necesario para que tengamos una estancia perfecta. Las opciones son el Hostal San Millán y la Casa Rural San Millán.

Para deleitarnos con la gastronomía local, nada mejor que la Posada del Puerto. Una cocina perfecta con un ambiente familiar y acogedor para disfrutar de los mejores platos y aperitivos de la zona, como el delicioso torrezno de Soria o sus guisos de carne.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *