Hanway

Como podéis ver, sigo con cambios en mis blogs. Hoy he decidido que era el día para cambiarles el nombre. Llevaba tiempo pensando en ello, pero hoy ha sido Elisa la que me ha dado el empujón final cuando me ha dicho que Yo Mismo (como se llamaban antes los dos blogs) era un poco pretencioso. ¿PRETENCIOSO? ¿De verdad? No creo que lo fuera, pero de todas formas, nunca me llegó a convencer ese nombre del todo.

Nunca es fácil elegir nombres. Ni para mascotas, ni para hijos (mucho padre cabrón hay suelto por el mundo al respecto), ni para blogs o cualquier otra cosa, objeto o ser vivo. Cualquiera de los que se te ocurre tiene alguna pega o hay algo por lo que no te llegue a convencer. Buscaba nombres que me identificaran. Se me ocurrieron muchas chorradas, pero ninguna me gustaba. Hasta que navegando por internet y buscando una palabra en inglés que no recordaba, San Google me ha llevado a Oxford Street y allí ha venido la divina inspiración: HANWAY.

Pepe´s Bar

¿Os gusta? ¿Si? ¿No? Pues ya no hay marcha atrás. La razón es la siguiente:

¿Que es Hanway? Es una pequeña callejuela que une Oxford Street con Tottenham Court Road.

¿Que hay o había allí? El Pepe´s Bar. Mítico bar para los españoles que hemos vivido en esa maravillosa ciudad. Yo estuve un año, del 98 al 99. Era un antro enano (yo me daba en algunos sitios con la cabeza en el techo) donde se entraba con contraseña. Parada obligada antes de ir a dormir.

¿Por qué he elegido este nombre? Porque es el punto de inflexión en mi vida. Fue donde me reencontré con una vieja amiga de Madrid, a la que hacía años que no veía y que es ahora mi querida mujer. A ella le debo todo.

Por eso mismo. En Hanway cambió mi vida. Si el portero no me hubiera dejado entrar (la verdad es que no quería por el mal estado que llevaba) todo hubiese sido distinto. Seguramente no estaría aquí y no tendría los dos maravillosos hijos que me ha dado. O si, quien sabe…

El otro blog se llama a partir de hoy Mejor no mirar. En este caso no voy a explicar nada. Cada uno que saque sus conclusiones de por qué le he puesto ese nombre. Yo me voy a dormir.

Besos y abrazos para todos.

4 Comments

  • Kike dice:

    me encanta la idea Javi….hay cosas que marcan el camino y que siempre irán pegadas a tu piel..si efectivamente no hubieras entrado en ese bar, probablemente tu vida sería muy diferente, igual peor, igual mejor, ¿quien sabe? es la magia de la vida, que nunca sabes tu itinerario. A mucha gente ésto le causa incertidumbre y emplea demasiado tiempo en pensar en algo que no existe como es el futuro, a mi personalmente me causa emoción y me hace vivir el momento…The time is now!!!!

    Abrazacos pataliebre, y disfruta mucho de lo que tienes:-))))

    • yo mismo dice:

      Muchas gracias Kike. Como te comentaba antes, me han emocionado tus palabras.
      Me alegra saber que opinas y sientes como yo. Prefiero disfrutar del momento y de los buenos recuerdos y no enmarañarme con el futuro.
      Un fuerte abrazo!

  • RUBEN dice:

    Hola Javier, bonita historia la tuya. Sólo tu blog me ha sabido decir cual era la calle en la que se encontraba el mítico y escondido Pepe’s bar. Yo creo recordar que sólo estuve una noche allí (y como todo el mundo, muy borracho), durante mi estancia en Londres en 2004 y 2005, y no sabía ni como había llegado.

    Hace dos noches, y paseando por Londres en un viaje relámpago por motivos de trabajo, di con esta pequeña calle, Hanway Street. Algo salió desde lo más profundo de mi memoria y tenía la intuición que esa era la callejuela en la que estaba el Pepe’s pero no tenía manera de confirmarlo.

    Ese antro, que a tantos españoles nos trae tan buenos recuerdos, cerraría no sé qué año, pero seguro en fecha posterior a 2005. Y en la misma calle ahora hay un spanish bar (éste legal), el Bradley’s.

    Un saludo y gracias por ayudarme a situar un bonito recuerdo

    • Hanway dice:

      Hola Rubén! Muchas gracias por el comentario. Me alegra saber que te he podido ayudar. El Pepe´s era el lugar de encuentro de todos los españoles que vivíamos en Londres. Si lo piensas ahora, cono lo antro que era, suerte tuvimos que no pasara una desgracia.
      Un cordial saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *