Hampton Court Palace, historia y fantasmas al sur de Londres

En la etapa que estuve viviendo en Inglaterra, las pocas libras que ahorraba intentaba gastármelas conociendo poblaciones cercanas a Londres para disfrutar algo más que de la gran urbe. Por desgracia, no pude viajar mucho, aunque los lugares que visité me dejaron un gran recuerdo como es el caso de Hampton Court Palace.

Este precioso pueblo tiene como principal atractivo turístico su famoso palacio del S. XVI. Fue residencia del rey Enrique VIII desde 1.536 y de cinco de sus esposas (tuvo seis mujeres a lo largo de su vida). Durante los más de sus 500 años de existencia, este palacio ha sido testigo de eventos dramáticos y de un montón de relatos sobre apariciones fantasmagóricas. Hasta la propia reina Isabel II mandó realizar hacer un informe sobre dichas apariciones.

El fantasma más conocido es el de una de las mujeres del rey, Ana Bolena. Se cree que se pasea a su antojo desde que el propio Enrique VIII mandara que la decapitaran por adulterio en La Torre de Londres. Pero no fue la única que asesinó, también corrió la misma suerte Catalina Howard . Una perlita de rey.

Hanway

Hampton Court Palace

Rey Enrique VIII

Rey Enrique VIII, uno de los inquilinos de Hampton Court Palace

Pero Hampton Court también tiene cosas mucho más amables. Es muy famoso y reconocido, no sólo a nivel nacional sino también europeo, el Festival de las Flores que se realiza todos los años en el mes de julio en sus jardines. Como muchos sabréis, Inglaterra es la cuna de las mejores universidades y escuelas de diseño paisajístico, de ahí la importancia y relevancia del festival.

El palacio además posee una importante colección pictórica perteneciente a la Corona Real inglesa. La colección incluye algunos de los retratos más emblemáticos de Enrique VIII. Una de las visitas más impresionantes es el The Great Hall, una enorme sala decorada con lujosos y grandiosos tapices.

El palacio también es conocido por su gastronomía. Alberga un importante centro de estudios de la alimentación a lo largo de la historia. El primer fin de semana de cada mes recrean los platos que le preparaban al monarca en las grandes cocinas de la época Tudor. Enrique VIII no sólo tenía fama de ser un rey tirano, como hemos podido ver, también tenía fama por su glotonería y buen comer.

Hanway

Entrada principal de Hampton Court Palace

Hanway

Seguramente sea uno de los palacios londinenses más impresionantes. Para que os hagáis una idea de sus dimensiones, la obra inicial ya contaba con 280 habitaciones y zonas comunes. Cuando el rey Enrique VIII lo elige como residencia, lo amplía aún más añadiendo más habitaciones y edificios, le dota de varias cocinas, una espléndida biblioteca, torres y una galería de agua para fortalecer las instalaciones y un total de 25 hectáreas de jardines, incluyendo su famoso jardín con forma de laberinto (el más antiguo y famoso del mundo). La obra de esta ampliación ha sido valorda en unos 21 millones de euros actuales. Lo convirtió en el palacio más lujoso de la época.

 

Hanway

Parte de los inmensos y preciosos jardines de Hampton Court Palace

Hanway

Hampton Court se encuentra junto al río Támesis, en el municipio de Richmond upon Thames, a unos 20 kilómetros al sur oeste del centro de Londres. La mejor forma de llegar a este pueblo es en autobús (111, 216, 411, 461, R68, 267 y 513) o en tren desde la estación de Waterloo. El horario de visita al castillo es de diez de la mañana hasta las cuatro y media de la tarde de lunes a domingo. El coste de las entradas para adultos es de unos 20 € y unos 9 € para menores de 16 años. Si habéis comprado con anterioridad el London Pass, el acceso es gratuito. Las entradas incluyen la entrada al palacio, al laberinto y los jardines; una audioguía en varios idiomas; recorrido con guías vestidos de época y rutas con actividades para los más pequeños.

Sin duda, estoy seguro que es una excelente escapada para los que ya conocéis bien Londres y queréis descubrir nuevos rincones cercanos.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


Ver mapa más grande

3 Comments

  • mari dice:

    Jane Seymour, la tercera esposa, no fue ejecutada por Enrique VIII. Murió de muerte natural al dar a luz al heredero, el príncipe Eduardo. La que fue ejecutada antes de Catalina Howard (la quinta esposa) fue Ana Bolena, la segunda. Así pues, la primera, Catalina de Aragón, fue simplemente apartada y anulado su matrimonio. Ejecutadas la segunda y la quinta. Fallecida de muerte natural la tercera. Y anulado el matrimonio con la cuarta (Ana de Cleves). La sexta, Catalina Parr, le sobrevivió.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *