Gubbio, la ciudad más antigua de Umbria

El centro de Italia ha sido tristemente noticia en los últimos años por varios terremotos. Desde el 2009 hasta este año han sufrido tres duros seismos. Un trágico balance y un duro castigo en poco tiempo para la bella región italiana de Umbria. Por suerte, otras hermosas ciudades medievales como Gubbio no han sufrido estas catástrofes. Esperemos que a futuro ninguna de ellas vuelva a vivir una desgracia similar.

Gubbio pertenece a la provincia de Perugia (capital de la región de Umbria) y está situada a los pies del monte Ingino. Esta ciudad es la más antigua de la región, según atestiguan las Tablas Eugubinas que se encontraron en esta ciudad en 1444: un conjunto de siete tablas de bronce que contienen rituales y normas de una cofradía de sacerdotes del dios Júpiter. Datan del siglo III A.C. y sus escritos están elaborados en el idioma umbrío. Otro dato que demuestra la antigüedad de esta ciudad son los restos del teatro romano que hoy en día se encuentran fuera del casco antiguo.

Gubbio Hanway blog viajes Panorámica

Panorámica del casco histórico de Gubbio

Por su situación geográfica, es perfecta para visitar desde Roma o la Toscana, ya que queda más o menos a medio camino de ambas. Desde cualquiera de estos puntos podemos estar a una hora y media de coche. Si este es el medio de locomoción que usáis para llegar a Gubbio, os aconsejo que dejéis el coche fuera del casco y recorráis la ciudad a pie, ya que es casi imposible aparcar en el centro. Si seguís esta recomendación, lo mejor es que empecéis visitando las ruinas del Teatro Romano, construido en el siglo I D.C. fue levantado utilizando bloques cuadrados de piedra caliza de la región. Las gradas tienen un diámetro de 70 metros y en su parte exterior hay una columnata de arcos sobre pilares. La grada superior, hoy casi desaparecida, habría formado un pórtico que recorría todo el teatro. En verano (julio y agosto) se convierte en escenario para la reproducción de obras maestras de autores clásicos.

La siguiente parada en nuestro recorrido es el Duomo de Santa Maria, la pequeña pero coqueta catedral de Gubbio, con un precioso rosetón en su exterior. Desde este punto obtendréis unas bellas fotos con el Palacio de Consoli al fondo. Como casi todas las importantes ciudades medievales, Gubbio tiene otras muchas iglesias interesantes. Destaca sobre todo la iglesia de San Francisco (siglo XIII) en cuyo ábside se pueden admirar los bellos frescos de Ottaviano Nelli.

Gubbio Hanway blog viajes casco antiguo

Disfrutar del casco antiguo medieval de Gubbio es una experiencia maravillosa




Da igual dónde mires, esta ciudad es increíblemente bella #Gubbio #Umbria #Italia

Una foto publicada por Javier Hernández (@javier_hdez) el

Del interior del casco histórico destacaría sin duda la Plaza Grande, construida en el siglo XV. A esta bella plaza repleta de edificios monumentales, también se la conoce con el nombre de Plaza de la Señoría. Este rincón de Gubbio seguramente tiene uno de los más soberbios palacios medievales de Italia: el Palacio de los Cónsules. Esta maravilla de estilo gótico hoy en día el Museo Cívico de la ciudad. Justamente enfrente encontramos el Palacio de la Podestá, un edificio inacabado y que en la actualidad alberga el Ayuntamiento. Ambos edificios con anterioridad fueron sede de las dos magistraturas civiles. Desde este punto tenéis seguramente una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Gubbio Hanway blog viajes Palacio de los Cónsules

Palacio de los Cónsules

Gubbio Hanway blog viajes Plaza Grande

Vistas de Gubbio desde la Plaza Grande

Gubbio Hanway blog viajes vistas

Otra panorámica de Gubbio desde la Plaza Grande

Muy cerca de la Plaza Grande está otro de los edificios emblemáticos de la ciudad, el Palacio Ducal. Federico de Montefeltre fue el autor de este palacio edificado en lo más alto de la ciudad a partir de 1470. Aunque se atribuye a Laurana, fue sin duda terminado por Francesco di Giorgio Martini. Se encuentra frente a la catedral y es el resultado de la ampliación y transformación de un conjunto de edificios medievales. Las paredes de los edificios anteriores, incluyendo la antigua residencia, son fáciles de encontrar en el exterior, especialmente en el lado inferior abajo del edificio. De este palacio no hay que perderse las seis puertas que se abren a lo largo de las murallas, edificadas a finales del siglo XIII y bien conservadas: en algunas de ellas son visibles fragmentos de decoración pictórica, escudos de la ciudad y antiguos batientes de madera. Actualmente se pueden visitar las habitaciones de la planta baja, que conservan las chimeneas, ornamentos arquitectónicos y una copia del “Armario” de Federico da Montefeltro (la obra original se encuentra en el Museo Metropolitano de Nueva York). También se pueden ver los hallazgos interesantes que se descubrieron durante una excavación. Otros zonas del edificio se utilizan como exposiciones temporales.

La Fuente de los Locos

La Fontana del Bargello del siglo XVI es conocida cariñosamente como la “Fuente de los locos”. Este lugar tiene una curiosa leyenda y una gran tradición local que dice así: toda persona que corra tres veces alrededor de ella se vuelve loco. Los visitantes pueden incluso obtener una licencia de “Matto di Gubbio” (literalmente, “loco de Gubbio”) al ser bautizados con sus aguas después de hacer las tres vueltas alrededor de la fuente. Sin embargo, deben realizar este ritual tradicional con un ciudadano nativo presente. A continuación, puedes adquirir un certificado que indica que has adquirido una locura, junto con una ciudadania de honor, que se vende en las inmediaciones de la fuente.

Gubbio Hanway blog viajes Fuente de los Locos

En la “Fuente de los Locos” hay que dar tres vueltas corriendo alrededor de la fuente

Fiesta de los Ceri

Una fecha a tener en cuenta si tenéis pensado ir a Gubbio es el 15 de mayo, la vigilia de la fiesta del protector San Ubaldo. Los “Ceri” son tres altas y pesadas elaboraciones en madera coronadas por las estatuas de San Ubaldo (patrón de los albañiles), San Jorge (protector de los merceros) y San Antonio Abad (protector de los burreros y de los campesinos). Los “ceri” se transportan sobre la espalda en una carrera a través de las calles de la ciudad hasta la Basílica de San Ubaldo, en la cima del Monte Ingino por los llamados “ceraioli” (los espalderos). Es espectacular la ceremonia que precede a la carrera: en la Plaza Grande, a mediodía, tiene lugar la denominada “alzada” de los “ceri” y las tres vueltas a la plaza. Después de haber efectuado la “exposición” por las calles de la ciudad, se depositan en la calle Savelli, hasta el momento de la carrera. Por la tarde comienza en la Catedral la procesión con la estatua de San Ubaldo hasta lo alto de la calle Dante, donde el obispo bendice los “ceri”, que inician de este modo la carrera por las principales calles de la ciudad. De vuelta a la Plaza Grande realizan otros tres giros y llegan a la Puerta del Ángel donde inicia el ascenso hasta el Monte Ingino.

Los Ceri se guardan en la Basílica de San Ubaldo, casi en la cima del Monte Ingino. Para acceder a ella hay una excursión muy aconsejable ascendiendo por un cómodo teleférico. En esta basílica se conserva también el cuerpo incorrupto del santo patrón de la ciudad.

Gubbio Hanway blog viajes patrimonio

El patrimonio de Gubbio es de una riqueza y bella digna de admiración

Gubbio Hanway blog viajes Teatro Romano

Ruinas del Teatro Romano de Gubbio

 

Dónde comer

Una de las cosas que más me gustaron de Gubbio, además de su arquitectura y su historia, fue la animación nocturna de sus calles y terrazas. Sus habitantes disfrutan de un clima muy parecido al nuestro y, por ello, tienen la buena costumbre de disfrutar de las noches como nosotros. Más que recomendaros uno o dos locales, creo que lo mejor es que vayáis parando por alguna de las muchas terrazas que os encontraréis. En casi todas ellas podréis disfrutar de unos deliciosos vinos y una amplia y rica gastronomía local, porque si por algo se conoce además a la región de Umbria es precisamente por eso, por sus fogones. No creo equivocarme si digo que es posiblemente la zona de Italia donde mejor se puede comer. Sus pastas elaboradas con recetas centenarias son un manjar. Si además a esto añadimos que es una de las zonas donde se recogen las mejores trufas del mundo, os podéis imaginar las delicias que podréis probar. Atentos también a sus verduras, carnes, quesos y embutidos, afamados a nivel internacional.

Cerca de Gubbio

Si tenéis tiempo, cerca de Gubbio es recomendable la visita a la garganta de Bottaccione. Este espacio contiene construcciones de varias épocas, desde el acueducto medieval a la ermita de San Ambrosio o a la iglesia de la Vittorina (siglo XII), construída en el lugar en el que, según la tradición, San Francisco se encontró con el lobo de Gubbio.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


¡Pincha en la imagen y hazte con tu 5% de descuento en tu seguro de viaje!





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *