Guadalupe, un cuento medieval

Guadalupe es un municipio situado de la provincia de Cáceres, en la comunidad autónoma de Extremadura. Se sitúa en la comarca de Las Villuercas con partido judicial en Logrosán. El origen y posterior desarrollo de esta localidad está estrechamente vinculado al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, uno de los mayores atractivos turísticos de la comarca. Cuenta la leyenda que a orillas del río Guadalupe, hace más de siete siglos, un humilde vaquero desenterró una preciosa imagen románica de la virgen María. La virgen morena, tallada en madera de cedro del Líbano y vivamente policromada. La pequeña talla (mide sólo 59 centímetros) fue enmarcada en una ermita (construida exclusivamente para albergarla) y alrededor de esta fueron asentándose los primeros pobladores de Guadalupe. Monasterio y pueblo tienen el mismo origen e historia en común, con su nacimiento a finales del siglo XIII, vinculado a la figura de la imagen de la Virgen. El posterior crecimiento sería debido en parte también a la proximidad con la Vía de la Plata, importante ruta histórica que desde época romana une el norte con el sur peninsular.

Guadalupe hanway blog viajes

El Real Monasterio de Guadalupe es el principal atractivo de este municipio

Guadalupe hanway blog viajes fachada monasterio

Guadalupe hanway blog viajes plaza monasterio

La plaza al lado del Real Monasterio es un hervidero de vida gracias a sus restaurantes y locales

Lo más recomendable para empezar nuestra visita es ir hasta la pequeña plaza enfrente del Real Monasterio. Desde allí podremos recorrer el casco histórico y visitar los principales puntos de interés de Guadalupe, que son muchos. Aunque es un municipio pequeño, merece la pena que organicemos bien la visita, sobre todo la entrada al Monasterio, ya que no permiten visitas individuales, solo en grupo y siempre guiadas. Os dejo algunas ideas de los lugares más interesantes.

Qué ver:

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe:

El enorme Monasterio de Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad desde 1993, tiene sus orígenes en la humilde ermita. Objeto de varias transformaciones y agregados a través del tiempo, en él conviven estilos tan disímiles como el mudéjar, el gótico y el barroco. Importante centro religioso, cultural y de las artes durante siglos, el monasterio no sólo alberga a la milagrosa Guadalupe, sino que cuenta con impresionantes colecciones de libros, de bordados elaborados por los monjes, y de pinturas de célebres artistas. Alfonso XI visitó la ermita hacia 1335, consiguiendo de Benedicto XII una bula para lograr su restauración, encomendada a don Pedro Gómez Barroso. En 1389 el santuario es encomendado a la Orden de San Jerónimo, quedando bajo su custodia hasta 1835, fecha de la desamortización. A partir de entonces, el Monasterio quedó convertido en Parroquia secular de la Archidiócesis de Toledo, servida por sacerdotes diocesanos. En este periodo, el santuario fue declarado Monumento Nacional, en 1879, y la Virgen de Guadalupe fue declarada patrona de Extremadura en 1907. En 1908 la Orden Franciscana se hace cargo del monasterio, de restaurar sus edificaciones, instituciones y obras de arte. Hoy en día, Guadalupe sigue siendo un insigne centro de encuentro de los devotos que visitan a su patrona, y de grandes personalidades. Además, representa un importante núcleo turístico, sobre todo desde que la Unesco en 1993, declara al Monasterio como Patrimonio de la Humanidad. Se trata de una población que cuenta con multitud de atractivos y encantos, entre ellos también la declaración de Monumento Histórico-Artístico de su casco antiguo, desde 1943, y que resulta visita obligada para cualquier viajero que se acerque a la zona.

Ubicado dentro del Monasterio encontramos el Claustro Mudéjar, sin duda uno de los más sorprendentes, bellos y únicos de España. Construido entre 1389 y 1405, su estilo destaca, además de los arcos orientales, por el exquisito templete de corte mudéjar construido por Fray Juan de Sevilla, que se ubica en su centro y que recuerda más a alguna construcción de las Mil y Una Noches que a una obra cristiana. El claustro levantado en dos plantas asimétricas, recubiertas de arcos de herradura apuntados y pilaras cuadrados con aristas en chaflán y paredes de maravillosos azulejos y ladrillos. Además de la belleza arquitectónica del lugar, cabe destacar el cuidadísimo jardín y una soberbia colección pictórica con imágenes de los diferentes milagros de allí (este claustro es conocido también como Claustro de los Milagros).

Sin salir del Monasterio, no os podéis perder La Capilla Sixtina Extremaña: La Sacristía del Monasterio de Guadalupe (1638) es una nave rectangular dividida en cinco bóvedas de medio punto decorada con lienzos de Zurbarán y que es considerada como la “Capilla Sixtina Extremeña” por su belleza.

Guadalupe hanway blog viajes Interior del Real Monasterio

Interior del Real Monasterio

guadalupe catedral bancos hanway blog viajes

El Museo de Libros Miniados:

Ubicado dentro del Claustro Mudéjar, este pequeño museo alberga una colección de 107 códices que compiten por su hermosura. Noventa y siete de ellos son libros cantorales de gran tamaño, que destacan por su calidad artística, especialmente los realizados en los siglos XV y XVI. Estos libros se crearos en el scriptorium del Monasterio durante más de 300 años.

El Museo de Bordados: 

Ubicado en el antiguo refectorio de los monjes, este museo alberga maravillosos trabajos artesanales realizados en el taller del monasterio desde principio del siglo XV. Capas, tocas y mantos bordados con delicadeza en ricas telas y con las técnicas más depuradas de la época, incluida la de la incrustación en las telas de metales preciosos.

El Museo de Esculturas y Pinturas:

Ubicado también en el claustro mudéjar, donde antiguamente se encontraba la repostería, este pequeño pero coqueto museo acoge ni más ni menos que obras de El Greco, Zurbarán y Goya entro otros grandes artistas.

La Capilla de San José (El Relicario) :

Ocupa la parte baja de la Torre del mismo nombre y en el pasadizo que comunica el claustro mudéjar con la Capilla de Santa Catalina, después de la Capilla de Santa Cecilia. Destaca en este espacio el sepulcro del Prior Juan Serrano y el retablo en honor a San Gregorio que es un conjunto de clasicismo barroco, con dos lienzos de Pedro de Villafranca, San Gregorio Magno y Inmaculada Concepción de María.

Si el Monasterio resulta solemne e imponente, la ‘Puebla’, el precioso pueblo medieval que lo rodea, dueño de estrechas callejuelas a donde asoman balcones floridos, da a Guadalupe una calidez y un colorido absolutamente humanos. Su plaza porticada e irregular a donde dan las escalinatas de la iglesia es de las más inolvidables de España. Situada a los pies de la impresionante fachada del Monasterio, cuenta con la presencia de la fuente gótica, antigua pila bautismal, en la que fueron bautizados los primeros indios traídos por Cristóbal Colón de América, llamados Cristóbal y Pedro.

Bajo sus soportales, como hoy en día, estaban situados los mesones donde eran atendidos los peregrinos. Entre ellos fue muy famoso el Mesón Blanco y el Mesón del Rincón.De ella parten las calles que llevan al Barrio de Arriba y Barrio de Abajo.

En esta plaza están situados dos de los arcos de entrada a la antigua puebla, uno es el Arco del Chorro Gordo y otro el Arco de Sevilla.

Esta plaza, salpicada de restaurantes, de tiendas de artesanía y de espectaculares productos gastronómicos de la Sierra de Villuercas-Ibores, nada mejor que saborear unas morcillas al estilo de Guadalupe en alguna de sus soleadas terracitas.

Guadalupe hanway blog viajes pueblo plaza

Pasear por Guadalupe y descubrir rincones como este es un placer

Guadalupe hanway blog viajes balcones

Los balcones de las casas de Guadalupe son una de las señas de identidad de este pueblo

Otras monumentos imprescindibles de Guadalupe:

Hospital de San Juan Bautista

Los hospitales son en Guadalupe tan antiguos como su Santuario. Junto al ermita primitiva y después cerca del templo hubo siempre uno o varios hospitales o asilos para atender a los enfermos, pobres y peregrinos que en devoción acudían a Nuestra Señora. Entre los más importantes destacan el Hospital de San Juan Bautista o de Hombres, reconstruido en 1402; Hospital Nuevo o de las Mujeres, fundado entre 1435 y 1447, Enfermería de los Monjes Enfermos trasladada en el siglo XV al claustro gótico.

Además de estos tres hospitales tenía Guadalupe otros centros de acogida de peregrinos, enfermos y pobres transeúntes. Algunos de carácter médico como el Hospital de la Pasión, y otros como simples asilos o refugios. Aunque todos recibían el nombre de hospitales, vocablo que en textos de los siglos XIV y XV se refería a locales en los que por caridad podían comer y dormir peregrinos y pobres, no todos eran centros de curación médica, sino albergues sostenidos por el monasterio, por fundaciones piadosas o instituciones de culto como algunas cofradías.

El Padre Yáñez (1389-1412), primero de los Jerónimos, edificó el grandioso Hospital de los Hombres con hermosa capilla dedicada a San Juan Bautista, de ahí su nombre. En este hospital antes que en parte alguna, y por indulto apostólico, se diseccionó por primera vez el cuerpo humano. Tuvo también especial relevancia por el tratamiento de las enfermedades venéreas como la sífilis.

Colegio de Infantes

Bastante bien conservado se encuentra el antiguo Colegio y un Seminario, propiedad hoy de Paradores Nacionales, precioso ejemplar del arte mujéjar en sus claustros techos y portadas. Fundado por el Padre Juan de Azpeitia por los años de 1509 a 1512, servía para la enseñanza de la Gramática y Canto, y en él ingresaban aquellos que ganaban las becas en él establecidas por la Comunidad así como otros muchos externos.

En sus aulas se han formado personajes ilustres de la época de Carlos V como el Arzobispo de Sevilla o el Licenciado Gregorio López.

Iglesia nueva

Edificio con portada barroca es un suntuoso templo de tres naves con crucero y cúpula dedicado a la Santísima Trinidad. Fue construido por don Manuel de Lara y Churriguera en los años 1730-1735 a expensas del Duque de Veragua, descendiente de Cristóbal Colón.

Casi un siglo estuvo destinado a ayuda de la parroquia. Llegada la exclaustración de 1835 fue abandonado y despojado de retablos, altares, cuadros y enseres de culto, llegándose casi a derrumbar.

Actualmente con la orden Franciscana, ha sido restaurado y convertido en Auditorium o Salón de actos.

Casa de la buena cristiana

Una joven mora de Tánger fue instruida por los antiguos cristianos en la fe católica, llegando a aborrecer la mahometana. Intentó varias veces, sin conseguirlo, huir con alguno de aquellos cautivos a España, y cuando ya, desposada con un moro, había de celebrar su boda, desesperada se encomendó a Nuestra Señora para que la sacase de aquel trance. Estando en esta angustia vio aparecer, en medio de una vivísima luz sobre las costas de España, que a la vista tenía, la Santa Casa de Guadalupe y promete a Nuestra Señora visitarla en su templo en cuanto llegue a la tierra deseada. A poco de hecha la promesa logra escapar con dos cautivos cristianos y al llegar a España fue bautizada cambiando su nombre de Fátima por el de Isabel. El 7 de septiembre de 1448 entraron los dos cautivos en Guadalupe, donde se casó y vivió consagrada al servicio de Nuestra Señora, siendo de una vida tan ejemplar que todos la llamaban «La Buena Cristiana». Murió en 1504 siendo enterrada en la nave mayor del templo; sobre su sepulcro está grabado el relato de este caso maravilloso.




Guadalupe hanway blog viajes arcos de entrada

Uno de los arcos de entrada a Guadalupe

Guadalupe hanway blog viajes señora balcón

Arco de San Pedro

Guadalupe estuvo rodeada por una muralla de cinco puertas de acceso que se conservan hoy en día. Tres de ellas eran interiores y dos exteriores. No ocurre lo mismo con la muralla de la cual solo quedan vestigios.

El Arco de San Pedro es una de las puertas interiores, por ella entraban los peregrinos que venían del Norte.

Hospital de la Pasión

En la Puebla de Nuestra Señora de Guadalupe existe una Cofradía y hospital, de la Sagrada Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, en la que se reciben pobres peregrinos para dormir. Es muy antigua, data de comienzos del siglo XV, y los cofrades tienen que ser cristianos viejos. Esta Hermandad desaparece en 1783, mediante ley que suprimía todas las cofradías excepto las Sacramentales. Esta casa hospital pasó a manos particulares y fue convertida hacia 1870 en fábrica de jabón, y las imágenes que albergaba y que los cofrades veneraban fueron trasladadas al Monasterio. Todavía se conserva la casa en la Calle Pasión, donde estuvo establecido este Centro.

Guadalupe hanway blog viajes Hospedería Real

Fachada de la Hospedería Real de Guadalupe

La cárcel

Nombrado inquisidor de Guadalupe el Padre Arévalo junto con el doctor Don Francisco Sánchez de la Frente y Don Pedro Sánchez de la Calandra, se presentaron en el Monasterio en la Navidad de 1484, comenzando inmediatamente los actos.

Murieron quemados en la hoguera 52 herejes; condenados a cárcel perpetua 20 y desterrados de la puebla unos 200. Los inquisidores salieron de Guadalupe el 3 de diciembre de 1485.

Farmacia

La farmacia tuvo verdadero culto en Guadalupe. Sobre todo fue cultivada por los religiosos, aunque tampoco faltaban muy buenos boticarios seglares. Procuraron especialmente alcanzar el conocimiento perfecto de las plantas, muchas de ellas medicinales, que abundaban en las montañas que rodeaban la puebla; otras, muy raras, procuraban cultivarlas en los huertos que tenían junto a la Botica.

Era también de fama universal, que en su Botica no faltaba medicamento alguno por raro o costoso que fuese, y aun se conservan listas de medicamentos que se remitieron durante el siglo XVI a personas de toda España.

La Botica principal se hallaba dentro del Monasterio en la zona norte del claustro gótico, obra de principios del siglo XVI. También existían boticas fuera del recinto monacal; se cree que había alrededor de seis hacia 1389, siendo la primera la de Peresteban.

Hospedería Real

Construida por mandato de los Reyes Católicos durante el Priorato de Fray Nuño de Arévalo, sus planos corrieron a cargo de Juan Guas, su maestro de obras, el cual, hacia el año 1486-1487, estuvo en Guadalupe concertando la obra con el prior y maestros de albañilería y cantería. Esta hospedería estaba formada por dos cuerpos escalonados, y en ambos había sus claustros y galería, altas y bajas. En el más alto y próximo al Monasterio se hallaban las habitaciones de los Reyes. El salón de ceremonias tenía cerca de ochenta pies de largo por veinticuatro de ancho y sus artesonados de lo mejor que se trabajaba en toda España; aunque más pequeño había otro salón llamado el rico.

Fueron numerosos los pintores, vidrieros y otros artistas que lo adornaron, siendo muy probable que trabajara en esta obra Juan de Flandes.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *