Fundación Lázaro Galdiano, arte e historia en el centro de Madrid

Ser de una ciudad o vivir desde hace mucho en ella, no significa que la conozcas. Mucho menos si esta ciudad es Madrid, con la cantidad de maravillosos rincones que tiene por descubrir. Yo soy el mal ejemplo perfecto. Llevo casi toda mi vida viviendo en Madrid y todavía tengo en la recámara algunos lugares por conocer.

Por la cercanía y el “hay más días que ollas…”, lo vas dejando, lo vas dejando y nunca te asomas por esos lugares fantásticos que te ofrece la ciudad donde vives. Sin ir más lejos, el año pasado paseé por primera vez por el Templo de Debod (no tengo perdón). La semana pasada me ocurrió lo mismo con la Fundación Lázaro Galdiano. Desconozco la de miles de veces que habré pasado por delante de la puerta sin pararme un momento y contemplar la belleza del palacete donde está enclavado este pequeño museo del Sr. Galdiano. Es lo malo de vivir en una gran ciudad: vamos siempre a la carrera, con la cabeza mirando al suelo y sin darnos cuenta de la belleza que nos rodea.

Hanway

La Fundación Lázaro Galdiano se encuentra en un palacete en el centro de Madrid, en la calle Serrano

Hanway

Parque Florido (nombre que le puso en honor a su mujer), que es así como se llama el palacete y los jardines que lo rodean, está en pleno centro de Madrid, en el señorial barrio de Salamanca. Es curiosa la historia de por qué D. Lázaro Galdiano eligió ese enclave como residencia. Este prestigioso editor que provenía de una familia muy humilde de Tafalla (Navarra) llegó a ser la fortuna más importante de España  y uno de los grandes mecenas de la cultura de los S. XIX y XX. Pero como no era rico de cuna, digamos que la aristocracia madrileña del momento no veía con buenos ojos que D. Lorenzo residiera por la zona de Atocha o Recoletos, que en ese momento era lo más chic. Como dinero no le faltaba, el año que se casó (1,903) compró y levantó el palacete por un un millón de pesetas de entonces (6.000 €) en lo que entonces era las afueras de Madrid.

Gracias al amor por la historia y el arte y a la extensa colección que hizo el Sr. Galiano a lo largo de su vida, podemos disfrutar de una de las mejores colecciones privadas de arte con un total de más de 12,000 piezas de distintos géneros artísticos. La gran cantidad de piezas artísticas de este muestrario abarcan desde el S. VI AC a principios del S. XX. A su muerte y sin descendencia, donó todo al estado español con la condición de que la colección perdurara en el tiempo y fuera disfrutada por todo aquel que la quisiera contemplar. La donación que recibió el estado también inluía entre otras cosas una biblioteca con 20.000 volúmenes y manuscritos, alguno de ellos incunables y con incalculable valor. Esta increíble biblioteca se encuentra anexa al museo, en la antigua sede de la editorial La España Moderna. 

El museo abrió sus puertas por primera vez en 1,951 y estuvo cerrado por reforma del 2,001 al 2,004, pudiendo visitar actualmente cuatro plantas del palacete. Las tres primeras albergan la colección de pinturas, joyas y esculturas de la fundación y la cuarta planta una estupenda colección de armas, bronces antiguos y elementos de piedra, y sobre todo, la exquisita colección de textiles.

Hanway

La colección privada de la Fundación Lázaro Galdiano es preciosa

Hanway

Hanway

Jardines de la Fundación Lázaro Galdiano

Yo destacaría la pinacoteca (con más de 750 obras), con presencia de todas las escuelas europeas, y la colección de joyas que durante su vida fue regalando a su gran amada Paula Florido y Toledo. De la pinacoteca, sobresale la colección de cuadros de Goya, de El Greco, Murillo, Velázquez, Ribera, Zurbarán, etc… También destaca los suelos y techos originales del palacio, estos últimos pintados por Eugenio Lucas Villamil. Las pinturas de los techos contienen referencias a las alusiones mitológicas y a las obras literarias y artísticas que eran referencia a principios del S. XX. En 1,962 el museo fue declarado Bien de Interés Cultural.

La visita al museo siempre se hace acompañado por un guía. No la puedes hacer por libre. En la visita te cuentan con todo lujo de detalle no solo la parte artística de la colección sino también la historia de este singular y romántico matrimonio. Solo un pero: si vais con niños pequeños se les hará un poco pesado ya que la visita dura cerca de tres horas. Supongo que también dependerá de lo grande que sea el grupo y de las ganas que tenga el guía.

Para llegar, lo mejor es el transporte público. Tienes diversas opciones en Metro (líneas 5, 6, 7, 9 y 10) y en autobús (7, 9, 12, 14, 16, 19, 27, 40, 51, 61, 145 y 150). Las reservas las podéis hacer en este teléfono:  91 561 60 84. La entrada general cuesta 6 €. Para menores de 11 años y para personas en situación legal de desempleo la entrada es gratuita. Cierran algunos festivos y todos los martes del año.

Si sois amantes del arte, la fundación es una excelente opción poco conocida, pero con mucho valor artístico y cultural, respecto a los grandes museos de Madrid.

Hanway

La Fundación Lázaro Galdiano es perfecta para ir con niños y que conozcan un poco más de la historia de Madrid y España

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


Ver mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *