Disfrutando de los aviones sin volar gracias al #usairwaysday

Levantarte un sábado a las seis de la mañana si es por gusto, como dice el dicho, la sarna no pica. Y cuando la ocasión se debe a una invitación de US Airways, mejor aún. Desde primera hora de la mañana seguí a pies juntillas lo que suelo hacer cuando me voy de viaje, pero esta vez sabía que el avión no se iba a menear lo más mínimo. Eso me hizo tener una sensación rara en el cuerpo.

El #usairwaysday que organizó esta compañía aérea tenía como finalidad conocer de primera mano su operativa interna, descubrir las bondades del A330 300 desde todos los puntos de vista y poder ver el servicio de catering que les proporciona Newrest en todas las fases de la cadena.

Este es el A330 de #usairwaysday que vamos a ver hoy.

A post shared by Javier Hernández (@javier_hdez) on

Después de recogernos en Plaza de España y trasladarnos en bus hasta la terminal 1 de Barajas, el evento dio el pistoletazo de salida en las puertas de embarque de la aerolínea. Fue un placer volver a ver a  algún que otro amigo bloguero y poder hacer alguna nueva desvirtualización.

Empezamos por conocer las estrictas normas de control que tienen las líneas aéreas en Barajas. En el año 1999 estuve trabajando unos meses en la terminal 2 y nunca me había parado a pensar en la cantidad de gente que vela por nosotros en los aeropuertos. Cierto es que desde los tristes atentados de Nueva York, Londres y Madrid los controles se han endurecido bastante. Me enteré que en los vuelos con destino a USA a veces podemos tener como compañeros de pasaje a US Marshals (policías de paisano y armados). Son las compañías las que tienen que responder en caso de que, por ejemplo, se tenga que deportar a un pasajero cuando llegue a USA. Si esto ocurre, la broma asciende a una multa de 6.000 €. Es entendible que por esto y por la seguridad de todas, extremen las medidas. Son muchos los ojos que nos vigilan sin que nos demos cuenta. Si es por el bien de nuestra seguridad, bienvenido sea!

Quiero pilotarrrrrrrr! #usairwaysday

A post shared by Javier Hernández (@javier_hdez) on

Aunque llevábamos nuestra placa identificativa e íbamos acompañados por personal de la compañía, fueron varios los controles que tuvimos que pasar hasta la sala de operaciones de US Airways. Allí pudimos comprobar todos los preparativos diarios que tienen que organizar para que nada falle y para que los pilotos tengan todo a punto para el viaje: mapas de ruta, información y distribución de la carga en la bodega, informes climatológicos, etc… por cierto, ¿sabíais que algunos pilotos marcan en estos mapas de ruta calaveras por las zonas por donde no deben volar?Hanway

Pasando por un par de controles más llegamos a la puerta de embarque donde nos esperaba el A330 300. La ruta que hace este avión es Madrid – Filadelfia y de allí podemos hacer cualquier conexión que necesitemos. No soy un experto en aviones, pero quiero destacar sobre todo la comodidad de los asientos tanto en la clase turista como en la business (Envoy). El espacio entre asientos es bastante amplio y para personas altas como yo, es de agradecer. Algunas compañías llegan a meter 400 plazas en este tipo de avión y US Airways no llega a 300 y esto se nota en el espacio y comodidad. También es destacable que todos los asientos vayan equipados con monitores individuales y que la programación sea la misma en las dos clases. Otra cosa que desconocía es que en todo momento, tanto en pista como en el propia avión, mientras se hace la limpieza y llega la tripulación, siempre hay personas de seguridad vigilando.

Y pude hacer lo que llevaba casi 40 años deseando: sentarme en el asiento del piloto. Un poco ajustadito para mi y demasiados botoncitos y lucecitas para controlar.

Despegando 😛 #usairwaysday

A post shared by Javier Hernández (@javier_hdez) on

Hanway

Para acabar el día nos llevaron la la zona del polígono del aeropuerto. En ella se encuentra Newrest, empresa que suministra el catering a US Airways  y otras muchas compañías. También tienen clientes singulares como la Casa Real, el Gobierno de España y un largo etcétera de empresas. Por motivos de seguridad, no pudimos hacer fotos en el interior de la nave. Es de las pocas empresas que tiene el certificado para poder manipular y realizar comida estilo Halal (alimentos aceptables según la sharia, o ley islámica).

Nos enseñaron la cantidad de pasos y controles de calidad tan exhaustivos que pasan los alimentos desde que llegan al punto de control de temperatura hasta que lo llevan en los camiones refrigerados a los aviones. Mentiría si dijera que prefiero este tipo de comida a cualquier otra, pero he de reconocer que por lo menos me han hecho valorar mucho más la comida preparada. También me sorprendió la seguridad interna con sus empleados. Todos tienen que pasar diversos controles a la entrada y salida así como utilizar cuchillos numerados que deben depositar en una caja fuerte una vez que terminen su trabajo.

Creo que @etcach hubiera disfrutado haciendo esta visita. Es de las pocas personas que adora y disfruta con este tipo de comida.

Besos y abrazos para todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *