Curiosidades sobre Manneken Pis

Supongo que todos los que habéis ido a Bruselas no habéis perdido la oportunidad de ir a visitar el famoso Manneken Pis (niño que mea). Y también supongo que os pasó lo mismo que a mi: pasé varias veces por delante y ni lo vi de lo pequeño que es. Mide sólo 55 centímetros y pesa 17 kilos. Lo tienes que buscar en una de las calles del centro de Bruselas, muy cerca de la Grand Place (ver mapa).

Pero aun siendo pequeño, es grande en importancia e historia para los habitantes de Bruselas y se ha convertido en el símbolo de la ciudad. Hay varias leyendas sobre esta estatua, pero la más conocida de ellas es que un joven muchacho llamado Juliaanske apagó meando la antorcha con la que los enemigos querían estallar la Grand Place con una bomba allá por el S. XIV. En realidad, esta fuente se construyó bajo el reinado de los archiduques Alberto e Isabel para abastecer al barrio con agua potable.

A esta estatua de bronce también se la conoce como “Ketje de Bruselas”. Lo que no mucha gente sabe es que desde 1990 existe su equivalente femenino, la Jeanneke Pis. 

Esta figura fue saqueada y robada siete veces a lo largo de la historia. El Manneken Pis original data de 1.388. Era una estatua de piedra que fue sustituida por la actual en 1.619. Pero esta que hoy día se puede contemplar, es una imitación de la del S. XVII. En 1.965 fue robada causando gran estupor en la ciudad, aunque fue recuperada al poco tiempo. Actualmente se puede ver en el Musée de la Ville de Bruselas.

Hanway

El pequeño pero famoso Manneken Pis de Bruselas

Pero lo curioso de esta estatua es poder ver los disfraces con que la visten. La tradición cuenta que en el año 1698 el Príncipe-Elector Maximiliano-Emanuel de Baviera le regaló la primera pieza de vestir, una túnica. A día de hoy cuenta con 896 trajes, muchos de ellos regalados por reyes, presidentes o autoridades de diversos países que lo han visitado. En el Musée de la Ville, junto a la estatua original, podréis contemplar la gran mayoría de estos trajes. Como podéis ver en la foto, yo lo vi vestido de enfermero. Pero hay otros muchos muy originales como por ejemplo de drácula, de Elvis, Obelix y como no podía faltar, uno de torero.

La asociación Amigos del Manneken Pis son los que se encargan de cambiarle de ropa. Lo suelen hacer los fines de semana o en fechas muy señalas en el calendario de la ciudad. Casi nunca suele durar más de dos días el mismo traje puesto.

El pobre Manneken Pis está miccionando los 365 días del año. En alguna ocasión y apoyando alguna causa, la pequeña estatua ha orinado leche, sidra o cerveza, pudiendo catar directamente (no sé yo).

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


Ver mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *