Costa Nova, el pueblo de las casas pintadas a rayas

A escasos 15 minutos de la turística Aveiro (la Venecia Lusa), nos encontramos con otro enorme reclamo: las playas de Costa Nova. Para nosotros, los españoles, acostumbrados a nuestras masificadas playas y a sus característicos chiringuitos (también tienen su encanto, lo sé) encontrarnos con unas playas prácticamente vírgenes que se extienden a lo largo de kilómetros con preciosos dunas naturales y fina arena, es poco menos que sorprendente.

Estas playas portuguesas están galardonadas con la bandera azul, por lo que tienen una calidad de agua buena para bañarse y cuentan además con todas las infraestructuras y medidas de seguridad necesarias para asegurar una estancia agradable y segura.

Las playas miran hacia el oeste y se abren al Océano Atlántico. Por lo tanto es un lugar más que propicio para la práctica de deportes acuáticos, ya que sus olas, son mucho más altas que las del mediterráneo. En cualquier época del año, surferos de todo el mundo hacen su agosto en estos parajes portugueses. Otra cosa a tener en cuenta es que, la temperatura del agua es muy baja, incluso en pleno verano, aunque no parece ser un impedimento para que, en temporada alta, sea un destino más que popular entre locales y extranjeros. A pesar de que las playas se pueden llenar bastante en los meses de calor, es tal su extensión, que siempre podremos encontrar un lugar tranquilo donde disfrutar de un día de sol.

Costa Nova hanway blog viajes

El paseo principal de Costa Nova es un espectáculo con sus casas pintadas a rayas

Costa Nova hanway blog viajes casas rayas

Todas las casas son distintas en tamaño y color

Estas magníficas playas están al abrigo de dos poblaciones turísticas Barra y Costa Nova que han visto como en los últimos años, han pasado gradualmente de ser poblaciones de pesca a ser localidades muy solicitadas de veraneo. Aunque Barra cuenta con el atractivo de su playa, mucho más tranquila en cuanto a oleaje y por tanto, más agradable para una estancia con niños, es la localidad de Costa Nova la que se lleva todos los aplausos.

El topónimo de Costa Nova do Prado surgió a principios del siglo XIX, cuando se fundó la aldea de pescadores de Costa Nova. El término “Costa Nova” (Costa Nueva) comenzó a ser usado con la apertura de la barra de la Ría de Aveiro en 1808, para diferenciarla de la “costa vieja”, la de la playa de São Jacinto, utilizada hasta entonces por los pescadores. La designación “do Prado” indica simplemente que al lado de la playa había un extenso y prado verde, del cual todavía se puede disfrutar dando un plácido paseo.




Costa Nova hanway blog viajes paseo

En la avenida principal encontraremos muchas tiendas y restaurantes

Costa Nova hanway blog viajes casas playa pintadas

Los vecinos cuidan con mimo sus originales hogares

El gran atractivo de esta localidad, son unas casitas de madera (llamados los palheiros) pintadas a rayas en colores llamativos y que se va sucediendo una tras otra creando un precioso horizonte multicolor. Estas construcciones típicas, originalmente utilizadas por los pescadores de la zona para guardar los materiales de pesca, se han ido utilizado a lo largo de los años como casas de veraneo. Durante el siglo XIX los pescadores de Ílhavo se fueron instalando en Costa Nova, dado que esta nueva zona de costa permitía un acceso al mar más seguro que el de São Jacinto. Comenzó entonces la construcción de los pajares, almacenes y refugios de los hombres de mar y de los barcos que faenaban en la Ría. Los pajares originales estaban construidos con materiales locales, construyéndose sobre estacas fijas en el arenal seco de Costa Nova, con el tablado exterior dispuesto en horizontal y pintado de un rojo muy vivo, saludando al mar con color y energía. El espacio interior era amplio, sin ninguna división, cumpliendo su función de ser nada más un almacén espacioso. Con el paso de los años, algunos pescadores comenzaron a transformar los pajares, adaptándolos para hacerlos habitables y poder acoger familias en la época de verano. Y así, poco a poco, las antiguos pajares, fueron transformándose en viviendas, restaurantes encantadores y pequeños comercios que siguen oliendo a antaño, pero no dejan de crear un oferta turística más que apetecible.

Costa Nova hanway blog viajes balcón

Costa Nova hanway blog viajes gente personas

El paseo de la ría es una delicia. A un lado quedan esas casas, con sus restaurantes en los que sirven marisco y pescado, tiendas de souvenirs, pastelerías y heladerías, y al otro, la ancha ría; en medio, el empedrado, con sus dibujos de caballitos de mar y peces, una amplia zona de césped y un camino para las bicicletas. Añadamos los puestos de tripas (dulces típicos, como los ovos moles, que sientan mejor al paladar que a la línea) y las palmeras, unas canchas de tenis y un campo de fútbol indoor de libre uso, en el que se pueden improvisar partidos amistosos e internacionales, y se tiene un escenario perfecto para unas vacaciones tranquilas en un marco muy hermoso. Os puedo asegurar que con todo esto dan ganas de comprar una de estas casas.

Costa Nova hanway blog viajes avenida principal

Desde la avenida principal hasta la playa hay una hilera de tres filas de casas

Dónde comer

La oferta es amplia y variada, pero creo que entre todo lo que podemos encontrar en Costa Nova, destacan estos dos restaurantes:

Clube de Vela de Costa Nova 

Lo encontraremos en la misma playa, junto a las coloridas casas pintadas a rayas. La carta es amplia y variada, aunque nos os podéis ir de allí sin comer unas deliciosas lunas grelhadas (chipirones a la plancha), unas exquisitas almejas de la ría o el espectacular bacalao a brás, la especialidad de la casa. Como está cerca de la ría, las vistas desde el restaurante con las barcas navegando son idílicas.

Marisquería Costa Nova

Está muy cerca del Clube de Vela, en la avenida principal de Costa Nova. Como indica el nombre del restaurante, aquí se viene a comer pescado o marisco. Para chuparse los dedos: el bacalao a lagareiro, las gambas y las almejas. Si tenéis antojo de una mariscada, podéis degustar una por 50 € para dos personas. Lo único que tenéis que tener en cuenta es que aquí se hace siempre al vapor y no a la plancha. Deliciosos los postres caseros.

En ambos restaurantes, si no nos excedemos, podemos comer fenomenalmente por unos 20 € por persona. Como es sabido, en Portugal todavía se come muy bien y a precios muy competitivos. ¡Qué gusto!

Costa Nova hanway blog viajes playa surf

Costa Nova se ha convertido en el lugar perfecto para buscar nuestro merecido descanso

Costa Nova hanway blog viajes paseo playa

Costa Nova hanway blog viajes olas surf

Las olas de la playa de Costa Nova son conocidas por su bravura

Cómo llegar desde Aveiro

Las playas están situadas a unos 10km al oeste de Aveiro. Aveiro está conectada con la playa mediante un servicio estival de autobús, que pasa con una frecuencia aproximada de 1 hora durante la temporada de verano. El autobús sale de su propia dársena, que se encuentra en la plaza de Rossio, pasados los muelles de los Moliceiros. Un billete sencillo a Barra o a Costa Nova tiene un precio de 2,30 €, y el billete de ida y vuelta tiene un precio de 3,75 €. Si prefiere ir en taxi hasta la playa, la carrera le costará unos 12 €, por lo que siempre resulta más recomendable coger el autobús.

Para llegar hasta las playas en coche, siga la autopista A25 en dirección oeste desde Aveiro; al final de la carretera encontrará una rotonda: gire a la derecha (norte) para ir hacia Barra o a la izquierda (sur) para ir hacia Costa Nova. Ambas poblaciones cuentan con espacio suficiente para aparcar, pero puede resultar complicado encontrar un buen sitio cerca del acceso a la playa durante el verano.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


¡Pincha en la imagen y hazte con tu 5% de descuento en tu seguro de viaje!





2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *