Cementerio judío de Praga

Por suerte, la ciudad de Praga nunca fue bombardeada en ninguna de las grandes guerras. También aguantó los duros años de invasión por parte de Alemania y Rusia. Debido a esto, aún podemos disfrutar de esta maravillosa ciudad en todos y cada uno de sus rincones. Uno de ellos, de obligatoria visita, es su cementerio judío. Se encuentra en el centro de la ciudad, en pleno barrio judío (Josefov). Sorprende, pese a su pequeño tamaño, que en él haya cerca de 100.000 personas enterradas. Esto se debe a que durante años los cuerpos se apilaban unos encima de otros, hasta un máximo de 10 personas. Seguramente sea este motivo el causante del aparente caos de las lápidas (actualmente, se pueden observar 12.000). La primera, que data de 1493, pertenece al poeta y erudito Avigdor Karo.

Durante tres siglos fue el único lugar donde se podía enterrar a los judíos. Auqnue sigue siendo una zona de culto para la comunidad judia, el cementerio cerró su actividad en 1787.

Cementerio judío Praga

En la entrada al Cementerio Judío encontraremos varias tiendas de souvenires

Cementerio Judío Praga

Hanway

La sinagoga del cementerio tiene un pequeño museo recordando a las víctimas del holocausto

Con el pago de la entrada (300 coronas los adultos, 200 los menores de 15 años y menores de 6 años gratis) para entrar al cementerio podrás visitar también el museo y la sinagoga (Pinkas) que está pegada a él, una de las seis que se encuentran en el barrio judío. A diferencia del cementerio, en estos dos recintos no se puede hacer fotos ni se puede grabar en video. Para los que tengáis la sensibilidad a flor de piel como yo, os advierto que la exposición del museo es un poco dura. En ella podréis ver fotografías y audios sobre las tragedias y horrores que sufrieron los judíos en la II Guerra Mundial. Se calcula que 80.000 checoslovacos fueron asesinados en el Holocausto. En las paredes del museo se pueden leer los nombres de las víctimas judías, sus datos personales, y los nombres de las comunidades a las cuales pertenecieron. Os aseguro que es estremecedor.

Pero lo más conmovedor fue poder ver los dibujos que realizaron los niños judíos. El museo dispone de 4.000 ilustraciones de estos niños. En ellos plasmaban el día a día bajo la dominación nazi en el campo de concentración de Terezín. De los 10.000 niños que estuvieron apresados en ese infierno de campo de exterminio, solo 242 sobrevivieron a la guerra. Creo que no hace falta que explique nada. Se te saltan las lágrimas imaginando ese horror por el que tuvieron que pasar.

El horror de las traslados a Terezín dibujado por un niño

El horror de las traslados a Terezín dibujado por un niño judío

Uno de los dibujos donde se plasma el día a día en las comidas

Uno de los dibujos donde se plasma el día a día en las comidas

Hanway

Hanway

Para entrar al cementerio, no es obligatorio el uso del kipá (gorro judío) aunque te lo ofrecen. Por respeto, yo hice uso de él.

Como os decía antes, podéis hacer fotos, pero antes hay que pagar una pequeña cantidad simbólica para que te dejen hacerlas. Si tenéis pensado visitar el cementerio, tenéis que tener en cuenta que todos los sábados del año cierran.

Los horarios de visita son de 9:00 a 16:30 de noviembre a marzo y de 9:00 a 18:00 de abril a octubre.

Cementerio judío Praga

Cementerio judío Praga

Cementerio judío Praga

Fotos: Elisa Tcach

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


Ver mapa más grandek

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *