Castillo de Mataespesa, Alpedrete

Llevaba varios días dándole vueltas a la cabeza sobre el siguiente post en Hanway. Tenía claro que sería algo cercano a mi, algo de mi entorno. Aprovechando que por fin el frío nos deja, quería enseñaros algún rincón de los muchos que tengo por la sierra de Madrid para que podáis venir y conocerlo en esta época del año, para mi la mejor.

Una de las ideas que se me ocurrió fue hablar sobre el Castillo de Manzanares (a cinco minutos de mi casa), pero la verdad es que poco puedo contar de él que ya no se haya escrito, por lo que descarté la idea rápidamente. Una idea llevó a otra, que me hizo especia ilusión: aprovechando que iba a Alpedrete a visitar a mi madre, decidí enseñarles a mis hijos el antiguo castillo de Mataespesa.

En realidad, lo que siempre he llamado castillo, fue una casa señorial. Según he averiguado data del siglo XIX y llegó a pertenecer a los Duques de Valencia.

Castillo de Mataespesa

Entrada principal al Castillo de Mataespesa

La ilusión se multiplicó por infinito cuando descubrí que seguía en pie. Hacía unos veinte años que no lo pisaba. Lo último que había oído sobre él y sus tierras es que las había comprado una constructora y que iba a hacer un porrón de viviendas. Me alegro que eso no haya ocurrido y que, aunque sea en ruinas, podamos seguir disfrutando de él.

Castillo de Mataespesa

El deterioro del Castillo de Mataespesa es notable

Con mi hijos tengo, a mi entender, una sana costumbre. Me gusta enseñarles mi pasado y aquellos lugares por los que me he criado. Me gusta hacer de abuelo cebolleta con ellos y contarles batallitas de la infancia. No todas, que todos tenemos nuestros secretos.

Y a ellos les conté lo siguiente:

Este castillo lo conocí cuando aún estaba habitado. Recuerdo que un día me trajeron de excursión mis padres con algunos amigos. La finca, aunque está vallada y es privada, siempre ha tenido libre acceso. Cuando entramos nos recibió un señor en la puerta de entrada al castillo, aunque lo que queda ahora es sólo el porche. No sé si era un guardés o el dueño, pero para mí, que por aquel entonces tendría unos 6 ó 7 años, me pareció un noble ricachón. A lo mejor era un antepasado del Duque de Valencia, quién sabe.

Castillo de Mataespesa

Al poco tiempo se quemó. Las circunstancias nunca las he sabido, pero hubo un montón de habladurías e hipótesis al respecto. El caso es que al poco tiempo fui de aventura con mis amigos. El castillo y sus alrededores siempre fue uno de nuestros lugares preferidos para hacer nuestras meriendas y correr nuestras aventuras en bicicleta.

Castillo de Mataespesa

Parte de las antiguas caballerizas del Castillo de Mataespesa

Aunque el incendio había dañado bastante los edificios, el palacete todavía seguía con muchos muebles y enseres. Tampoco se dañaron las escaleras de madera que te permitían ir a las almenas. Recuerdo los baños totalmente equipados y un reloj de pared en la entrada del palacete.

Lo que todavía me parece raro es que nadie se hiciera cargo de todo aquello y lo abandonara a la intemperie dejando que el vandalismo lo destruyera por completo.

Castillo de Mataespesa

El castillo de Mataespesa estaba compuesto de diez edificios, entre los que destacan, además del palacete, las caballerizas, la casa de los guardeses, la capilla y el lavadero. Este último es el que mejor se mantiene.

La extensión  actual es de aproximadamente 45 hectáreaa, aunque llegó a tener unas 118 de la unión entre dos fincas, una en Alpedrete y otro en Collado Mediano.

Castillo de Mataespesa

No tenía muchas esperanzas de encontrar otro rincón secreto de este lugar. El castillo tenía lo que de pequeños llamábamos “el sillón del rey”. Era un asiento perfectamente elaborado en piedra y que estaba puesto de cara a la sierra, en dirección a Navacerrada. En él pensábamos que este noble ricachón pasaba las tardes disfrutando de una maravillosas vistas mientras vigilaba sus tierras. Pues lo encontré.

Mis dos príncipes en el "sillón del rey"

Mis dos príncipes en el “sillón del rey”

Como podéis comprobrar, no tiene malas vistas. Girando la cabeza de izquierda a derecha, desde el sillón dominamos el Monte Abantos hasta la Bola del Mundo.

Vistas desde el "sillón del rey"

Vistas desde el “sillón del rey”

Esto no se lo he contado a mis hijos, pero para los que nos hemos criado en Alpedrete o hemos disfrutado de sus veranos en la juventud, el castillo ha sido testigo de nuestros primeros amores nocturnos. Era el lugar perfecto para esconderte y disfrutar de una noche de verano. Por lo que vi, creo que esa costumbre sigue vigente.

Por cierto, había ido infinidad de veces, pero nunca me había fijado en la piedra labrada que hay en el camino de entrada a la casa palacio con un poema de Antonio Machado, “Las Encinas”:

“Y tú, encinar madrileño,
bajo Guadarrama frío,
tan hermoso, tan sombrío,
con tu adustez castellana
Corrigiendo,
la vanidad y el atuendo
y la hetiquez cortesana.”

Tenéis más fotos en mi perfil de Flickr.

Besos y abrazos para todos, muy especialmente para mis amigos de Alpedrete.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


¡Pincha en la imagen y hazte con tu 5% de descuento en tu seguro de viaje!


Ver mapa más grande

16 Comments

  • ¡Ah! ¡Cuántos recuerdos! Sorprende verlo aún pie, verdad? Creo que haré lo mismo el próximo fin de semana y llevaré a los míos para contarles algunas historias… Bs.

  • Que grande Javier, cuantos recuerdos, todavia recuerdo como me pica el culo de una perdigonada de sal del antiguo guardes, un dia, en privado te contare que recuerdo singular tengo del Castillo!!!! Un abrazo y gracias por esto!!!

  • Jorge Gutiérrez dice:

    La de veces que hemos ido a subirnos a las almenas, comiendo moras por el campo en esas tardes de verano…. Una vez nos pillaron los municipales (el “churrero”) y nos echaron una bronca que no se me ha olvidado… La verdad es que toda la finca es espectacular! Míticas las bajadas con la bici a toda velocidad por el camino, hasta el Puente de la estación…. Qué recuerdos!!!

  • ¡Qué recuerdos!!!!! y cuánto echo de menos Alpedrete. No paro de contarle a mis hijos lo bien que me lo pasaba allí. Para los que tenéis la suerte de seguir disfrutando de él, vividlo al máximo, cada minuto, cada segundo. Cuando se pierde es cuando más se valora.
    No he vuelto por allí, no podría soportar la nostalgia…

    • Hanway dice:

      Muchas gracias por el comentario!
      La verdad es que lo que nos hemos criado allí, era uno de los rincones preferidos para vivir nuestras aventuras. Espero que la especulación inmobiliaria no lo haga desaparecer.
      Tienes que volver a ir. Seguro que te hace recordar muy buenos momentos.
      Saludos!

  • Jexweber dice:

    No lo conocía, tengo que ir algún día, me encanta este tipo de rincones.
    ¿Se puede entrar dentro y esas cosas?

    • javierhernandezporras dice:

      Muy buenas Jesús! Sí, está bastante deteriorado, pero puedes entrar en todas las estancias y pasear por toda la finca. A ti que te gusta la bici, tienes muchas rutas por allí. Abrazo!

  • David dice:

    No he tenido la suerte de verlo arreglado y tampoco hay nada de documentación, pero me parece una pena el estado en el que está. Un sitio precioso que podría ser usado para muchísimas cosas. ¿Sabéis a quién pertenece ahora mismo?

    Este es un video desde el cielo y podeis ver el estado en que está ahora

    • Hanway dice:

      La verdad es que es una pena David. Yo cuando era pequeño pude verlo intacto y te aseguro que era fantástico. Ahora creo que está en manos privadas. Gracias por el comentario y el enlace del video. Saludos!

  • Andrés dice:

    Me ha gustado mucho la entrada, que leo año y medio después del último comentario.

    Tras haber pasado mi infancia y primera juventud en Moralzarzal, Collado Villalba y la vecina Alpedrete, con la felicidad que solo conocemos los niños que hemos vivido o veraneado en la sierra con mayor o menor grado de asilvestramiento, he comprado una parcela en Mataespesa y es mi mayor ilusión. En mis paseos por los alrededores me he acercado al castillo varias veces y en la última, hace unos pocos días, vi que la entrada estaba cerrada, seguramente porque ya no es seguro entrar en el caserón como sin embargo sí pude hacerlo hace meses.

    La placa con el poema de Machado está ahora en la Avenida de Mataespesa. Me topé con ella hace unas semanas en mis paseos por allí y no sabía que había estado antes en la entrada del castillo. Instintivamente le hice una foto, y ahora, no sé bien por qué motivo, me ha producido una honda impresión saber que algún día estuvo allí.

    Estoy deseando recorrer toda esa zona con mi hija, que todavía es pequeña para ello.

    Saludos cordiales.

    Andrés.

    • Hanway dice:

      Muy buenos días Andrés!
      Antes de nada, muchas gracias por el comentario. Me alegra mucho que te haya gustado la entrada. Los que hemos veraneado de pequeños por la sierra, tenemos mucha nostalgia de aquellos maravillosos años. Te entiendo perfectamente y lo comparto. Por eso mismo quise llevar a mis hijos al castillo. Quería que vieran con sus propios ojos por dónde jugaba yo de enano.
      De nuevo muchas gracias! Recibe un cordial saludo!

  • F dice:

    Preciosas fotos y muchos recuerdos. Yo también he jugado en ese castillo y he montado en bici por esos caminos. Solo una puntualización Vandalismo es con V.

    • Hanway dice:

      Buenas noches! Menuda patada al diccionario. Muchas gracias!! Corregido.
      Me alegra que te haya gustado el post y las fotos. Un cordial saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *