Castillo de Burgalimar, la fortaleza omeya de Baños de la Encina

Después de Tierra Santa, la provincia de Jaén, es la región del mundo con más castillos y fortalezas. Tierra de frontera y testigo de miles de contiendas, el patrimonio arquitectónico de estas construcciones defensivas posiblemente sea único e inigualable. Uno de los más bonitos es el Castillo de Burgalimar, situado en el precioso municipio de Baños de la Encina. Esta fortaleza, considerada como una de las más antiguas y mejor conservadas de toda Europa, está enclavada en la comarca de Sierra Morena, uno de los lugares naturales más bellos dentro de las comunidad andaluza.

Levantado por Al-Hakanis, del Califato de los Omeya, este castillo data del siglo X. Por suerte para nosotros, a lo largo de los siglos y tras vivir multitud de contiendas, el castillo ha sufrido muy pocos desperfectos. Seguramente su muralla flanqueada por catorce torres más la Torre del Homenaje (esta de factura cristiana), todas ellas de planta cuadrangular, lo hicieron difícil de atravesar. Su inestimable valor histórico y artístico es la razón por la que este castillo llegó a ser declarado Monumento Nacional en 1931.

Castillo de Burgalimar Hanway blog viajes

Castillo de Burgalimar, Baños de la Encina con un mar de olivos de fondo

Castillo de Burgalimar Hanway blog viajes murallas

Castillo de Burgalimar con sus murallas de estilo tabiyya

Este perfecto ejemplo de construcción de la época del Califato de Córdoba se construyó para defender la ruta comercial entre Toledo y Córdoba. Esto hace que su diseño defensivo sea tan diferente a las construcciones árabes de la época. A lo largo de la historia, este castillo ha servido como refugio de guerreros o cementerio parroquial durante la ocupación francesa, incluso de plató de cine de películas como “El capitán Trueno”  y “El Santo Grial”. Este castillo también fue residencia real, tanto es así que también se le conoce como “la fortaleza de los siete reyes”, puesto que en él estuvieron más o menos tiempo: Alfonso VII, Alfonso VIII, Alfonso IX, Pedro II, Sancho VII y Fernando el Católico. Cuenta la tradición que tras sus muros, en 1189, también nació Fernando III El Santo.

De su arquitectura destacan los materiales que se usaron para su construcción. Utilizaron una técnica llamada tabiyya, en la que mezclaban arena, arcilla, cal y piedras muy pequeñas. La cal garantiza la robustez del edificio. Esta técnica abarataba mucho los costes de construcción y además permitía que se tardara mucho menos tiempo en acabar la obra, ya que esta mezcla se iba colocando en cajas y se superponían unas tras otras. Todavía se puede observar en el exterior de la muralla y las torres otra curiosidad: el castillo se pintaba por completo de blanco, imitando sólidos sillares, con el fin de ocultar la mala calidad de los materiales e impresionar al enemigo.

Castillo de Burgalimar Hanway blog viajes murallas

Puerta de entrada al Castillo de Burgalimar





En la torre del homenaje, además de poder disfrutar de las mejores vistas panorámicas de Baños de la Encina y sus alrededores, contemplaremos la bandera azul coronada de estrellas del Consejo de Europa. Esta bandera fue izada en el año 1969 y es un privilegio que le otorgó la Comunidad Europea con motivo de la celebración del milenio de la construcción del castillo. Solo existe otro castillo en Europa con este privilegio, el de Florencia.

Castillo de Burgalimar patio hanway blog viajes

Patio de armas del Castillo de Burgalimar con el aljibe en el centro

Murallas interiores Castillo de Burgalimar hanway blog viajes

Desde el interior se aprecia perfectamente la forma cuadrangular de las torres defensivas y de la Torre del Homenaje

Recreación Murallas interiores Castillo de Burgalimar hanway blog viajes

Recreación de la época del Califato de Córdoba

Horarios y precios del Castillo de Burgalimar

  • Sábados, Domingos y Festivos: Mañanas 10:30 ó 11:15 ó 12:15 ó 13:30 h. Tardes 16:30 ó 17:15 ó 18:00 ó 18:45 h.
  • Lunes, Miércoles, Jueves y Viernes (Martes cerrado por descanso): Mañanas 11:00 ó 13:00 h. Tardes: 17:00 h.
  • Entrada Normal: 3 €. Entrada +65 años: 2 €
  • Entradas Niños 7-12 años: 1,50 €. Niños Gratis hasta 6 años.

La visita dura 45 minutos aproximadamente. La compra de entradas se puede hacer a través de la Oficina de Turismo de Baños de la Encina. Previa reserva, posibilidad de acordar horarios y precios ADAPTADOS para grupos +25 pax.

Teléfono: 953 61 33 38 / 626 81 84 46. E-mail: turismo@bdelaencina.com

Vistas patio Castillo de Burgalimar hanway blog viajes

‪Espectacular el Castillo De Burgalimar en Baños de la Encina #Jaén #20JaenParaiso ‬

Una publicación compartida de Javier Hernández (@javier_hdez) el

Torre del homenaje Castillo de Burgalimar hanway blog viajes

Torre del homenaje del Castillo de Burgalimar

Qué ver en Baños de la Encina

Aunque la principal atracción de este precioso pueblo es su monumental castillo, por su ubicación en un paraje natural tan bello como Sierra Morena y por su riqueza cultural y arquitectónica, Baños de la Encina se antoja parada obligada en cualquier visita que hagamos a Jaén. Cabe destacar estos otros puntos de interés:

  • La Parroquia de San Mateo: en su interior guarda El Sagrario, una joya del arte sacro jiennense que se atribuye a la escuela de Murillo. Destaca la belleza de este templo, donde se puede observar los tres periodos de su arquitectura: renacentista, gótico y barroco.
  • El Molino de Viento del Santo Cristo: Construido en el siglo XVIII, es el único molino de viento de estilo manchego de la región. Alberga una muestra interpretativa denominada “Historias al viento”, que se amplía con la exposición “Ingenios al viento”, un conjunto de maquinas populares que han marcado la vida cotidiana de los bañuscos: amoladora, máquina de trampas, molino de mano, máquina de varetas de sierpes, refinadora, desgranadora de mazorcas, etc…
  • Ermita de la Virgen de la Encina: situada entre los campos de olivos, junto a la encina en la que, según cuenta la tradición, se apareció a un labrador. La romería a la ermita se celebra el 2.º domingo del mes de mayo.
  • El Centenillo: pequeña pedanía perteneciente a Baños de la Encina, de ella se dice que es la segunda Cazorla, salvando las distancias. Los romanos ya pusieron sus ojos en este lugar por su importancia minera, rica en plomo y plata. Su visita a estos restos mineros nos harán viajar en el tiempo, ayudándonos a entender como vivieron sus habitantes de esta industria.

Dentro de las fiestas del municipio, destacar la Noche Andalusí de la Rosa. Se celebra el último fin de semana del mes de julio y es una espectacular fiesta medieval cargada de actividades como pasacalles, mercado medieval, romances, música, teatro, ofrenda de la rosa a caballo…

Baños de la Encina Hanway blog viajes

Baños de la Encina

Baños de la Encina Hanway blog viajes panorámica

Panorámica de Baños de la Encina con el único molino de viento de estilo manchego de la región al fondo

Por otra parte, los amantes del turismo activo y de naturaleza, encontrarán en Baños de la Encina un destino perfecto para practicar senderismo y otros deportes de naturaleza, como la bicicleta de montaña o actividades ecuestres. Existen diez rutas específicas y aunque casi todas son fáciles de realizar, alguna de ellas requiere estar bien preparado físicamente. El Pantano de Rumblar, que baña las laderas de Baños de la Encina, suele estar presente en la mayoría de los itinerarios. Sus viñedos y el bosque de pinos y eucaliptos también esconden otros bellos “secretos”, como los restos arqueológicos de “Piedra Bermeja”, perteneciente a la edad del Bronce.

Baños de la Encina Hanway blog viajes pantano Rumblar

Vistas del Pantano de Rumblar desde la torre del homenaje del Castillo de Burgalimar




Dónde dormir

Baños de la Encina es un pueblo de tan solo 2600 habitantes, pero como habéis visto, son muchos los atractivos que le hacen muy interesante para hacerle una visita. Es por esto que, aunque no sea muy grande, dispone de cinco establecimientos hoteleros: tres de estilo rústico y dos hoteles de tres estrellas. Yo destacaría de los primeros el Palacete María Rosa, un edificio histórico del siglo XVI, y de los hoteles, el Palacio de Guzmanes, un edificio histórico del siglo XVII que dispone de piscina al aire libre, bañera de hidromasaje y solárium.

Qué comer

Antes de iros de Baños de la Encina, os recomiendo que probéis alguno de sus platos típicos, manjares de la gastronomía en esta parte de Andalucía. En la mayoría de los restaurantes del pueblo, y de la zona, os deleitarán con guisos como: el cucharro, (“Canto de pan” con aceite y tomate, que es acompañado con las tradicionales aceitunas aliñadas, habas, rábanos y bacalao), las gachas dulces, las migas serranas elaboradas con rábanos, melón o chocolate o la sobá (una gran y crujiente torta de aceite). Por supuesto, todos ellos elaborados con el mejor aceite de oliva del mundo, el de Jaén. A tener en cuenta también la carne de sus montes, como el jabalí, conejo, perdiz y el venado.


Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


¡Pincha en la imagen y hazte con tu 5% de descuento en tu seguro de viaje!





4 Comments

  • oviversai dice:

    Me he quedado flipando con que el castillo se pintaba por completo para ocultar las apariencias. Nunca te acostarás sin saber una cosa más.
    Me ha encantado esta publicación, enhorabuena.

  • elcotanillo dice:

    Bonito reportaje, pero, me va a perdonar, es un continuo de errores e interpretaciones muy, muy desfasadas.

    • Hanway dice:

      Buenos días! Muchas gracias por el comentario. Agradecería que me dijera los errores para poder corregirlos. Por la visita que hice y lo que he podido leer en otros artículos, no sé dónde están los errores. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *