Bistronomika, la nueva apuesta gastronómica en el Madrid de Las Letras

No sabría exactamente por dónde empezar a elogiar el nuevo proyecto gastronómico de mi amigo Carlos Del Portillo. Intentando ser objetivo, me decantaría por comenzar a hablar de su original propuesta culinaria, para seguir aplaudiendo su ubicación, un pequeño y coqueto local en el corazón del barrio de las Letras que ha decorado con gusto y mimo y terminar por alabar el brillante nombre escogido para su primer proyecto en solitario: El Restaurante Bistronomika.

Carlos del Portillo, chef madrileño, se formó en la Escuela de Hostelería de la Casa de Campo, teniendo como compañeros de clase a chefs tan aclamados como Paco Roncero o Alberto Chicote.

Después de pasar por las más prestigiosas cocinas de la capital (hotel Ritz, El Cenador de Salvador, Velázquez 128 o Príncipe y Serrano), Carlos decide hacer realidad su sueño: abrir un local propio en el que poder dar rienda suelta a sus creaciones y realizar una cocina original y personal.

Bistronomika Hanway blog viajes Carlos del Portillo

Carlos Del Portillo, propietario y chef de Bistronomika

Bistronomika Hanway blog viajes entrada barra

Bistronomika cuida con mimo cada uno de los sentidos. El visual, que nos sorprende nada más cruzar la puerta del restaurante con un ambiente acogedor con paredes revestidas en maderas naturales y detalles poco menos que sorprendentes: una vieja farola haciendo las veces de pilar, techos decorados con sacos antiguos y originales lámparas marineras en acero envejecido. Con sitio para 35 comensales, este pequeño local se ha transformado por completo para albergar un restaurante muy acogedor y hogareño. Otro detalle que sorprende, es la cocina vista dónde cada visitante puede disfrutar en vivo del trabajo de Carlos del Portillo y su inseparable compañero Carlos “Charlie” Castellanos, un equipo que trabaja en armonía y perfecta coordinación para disfrute de los que hemos tenido la suerte de verlos en acción.

En la sala, la que lleva la batuta es Silvia Manzano, que con un trato cercano y amigable explica a cada uno de los comensales los platos que podremos disfrutar y nos recomienda las mejores sugerencias del Chef.

Bistronomika Hanway blog viajes rincón farola bar

Bistronomika Hanway blog viajes restaurante madrid

Bistronomika Hanway blog viajes restaurante mesas salón

Pero Bistronimika, no sería lo que es, si no fuese por la calidad de sus platos: sencillamente fabulosos. Carlos del Portillo presume de la calidad de sus pescados, y no es para menos. En Bistronimika “cocinan el mar” y consiguen darle una vuelta de tuerca que deja a sus comensales con ganas de más. La carta, no demasiado extensa, invita a elegir platos para compartir. Probar de todo un poco.




Del Portillo tiene especial predilección por los productos de mar, algo que se refleja en la carta con platos como las Alcachofas-Vieira-Mejillones, el Pulpo brasa Ajo negro-Berza, o el Rape-Verdinas que sorprenden porque están lejos de ser “los de siempre”. Cada plato lleva un toque especial que no deja indiferente a nadie. A Carlos Del Portillo, siempre le ha fascinado los platos de fusión, ese toque nikkei que hace de sus platos una combinación ideal entre dulce, salado y ácido, y ahora, en su propio restaurante, su imaginación no tiene límites. ¿El secreto? Comprar los mejores productos y cocinarlos con mimo.

Bistronomika Hanway blog viajes platos gastronomía Madrid

Bistronomika Hanway blog viajes cocina Madrid gastro

Bistronomika Hanway blog viajes platos fotos

 

La experiencia de Carlos Del Portillo en la cocina marinera, y sobre todo, la cocina con pescados poco comunes en la capital, le ha llevado a seguir ese mismo camino en Bistronomika, con unos ejemplares salvajes importados de Galicia, Asturias, Cádiz o Canarias. Peces desconocidos y muy sabrosos como el sargo negro, el coruxo, el rubio, la maragota, el borriquete, la sama roqueta o el pargo rojo. Todos ellos elaborados con una sutil fusión, como el lomito de chicharro con tomate, cebolla morada, jengibre y lima, que recuerda al ceviche, o el mero salvaje que viene con calçots, cardo, rábanos y camote morado, la popular batata sudamericana de sabor dulce. Un verdadero festín que consigue gracias a su buen contacto con diferentes ojeadores en las principales lonjas del país y que va cambiando dependiendo de lo que haya salido ese día del mar.

Horarios y precios:

Horario: De martes a sábado, de 13 a 16 horas y de 20 a 24 horas. Domingos, de 13 a 17 horas.

Precio medio: 35 euros por persona.

Teléfono: 911 386 298

RRSS

Facebook: Bistronómika

Twitter: @bistronomika39

Instagram: BISTRONOMIKA_RESTAURANTE

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *