Bilbao desde el monte Artxanda

Botxo, en euskera hoyo o agujero en la tierra, es como cariñosamente le llaman a Bilbao sus habitantes. Para entender perfectamente por qué llaman así a su ciudad no hay mejor sitio para comprobarlo y entenderlo que el monte Artxanda.

El monte Artxanda, junto con el de Pagasarri, son las dos cadenas montañosas que delimitan el municipio de Bilbao. De las dos, Artxanda es la más baja y la más cercana al centro de la ciudad. Sin duda alguna es una de las excursiones que hay que realizar para conocer mejor esta ciudad para los que nunca hayan estado.

Entrada funicular Monte Artxanda Hanway blog viajes

Entrada del funicular que sube al monte Artxanda

Monte Artxanda Hanway blog viajes subida funicular

El funicular se coge en un pequeño andén

Monte Artxanda Hanway blog viajes vagón bicis Bilbao

Desde el primer vagón, habilitado para subir bicis y minusválidos, puedes ir de pie

conductor funicular Monte Artxanda Hanway blog viajes

Desde la cabina se puede ver al conductor del funicular trabajando con las vistas de Bilbao al fondo

Pero no solo las maravillosas vistas de Bilbao hacen atractiva esta visita. El funicular que hay que coger para subir a la cima del monte la hace aún más divertida, sobre todo si vais con niños: para ellos, toda una aventura.

Este año, casualmente, este funicular de origen suizo (lo construyó la empresa L. Von Roll, (especialista en la construcción de trenes alpinos) cumple 100 años de historia ya que su primer viaje lo hizo el 7 de octubre de 1.915. En esos tiempos el funicular era gestionado por una empresa privada, pero al quebrar esta en 1.939 el municipio se hizo cargo de su gestión y mantenimiento.

Una vez que nos subimos al tren en apenas tres minutos llegamos desde el centro de Bilbao a lo alto de Artxanda. El funicular recorre 770 metros, con una pendiente máxima del 45 %, a una velocidad media de 5 kilómetros por hora. Os aseguro que da un poco de vértigo en algunas zonas cuando te asomas por la ventana.

vistas subida pendiente Monte Artxanda Hanway blog viajes

La pendiente es espectacular como se puede apreciar en esta fotografía

Panorámica del boto Monte Artxanda Hanway blog viajes Bilbao

Panorámica parcial del botxo

Monte Artxanda Hanway blog viajes bilbao blanco y negro

Desde Artxanda se domina toda la ciudad

Una vez en la cima, tendréis el botxo a vuestros pies. Las vistas panorámicas de la ciudad son inmejorables. Con un día despejado se puede ver con facilidad el curso de toda la ría y los principales edificios arquitectónicos e históricos de Bilbao. La perspectiva que tendréis desde este punto es totalmente distinta a cualquier otro.

Además de esta panorámica, también se puede divisar Sondica, el aeropuerto de la ciudad. Para ello solo tenemos que cruzar el pequeño parque que corona el monte y contemplar las vistas del otro lado.

En este parque que os comento encontraréis además “La Huella”, un monumento a los Gudaris. La escultura, cuyo autor es Juan José Novella, mide ocho metros y pesa cerca de 8.000 kilos. Se construyó en recuerdo y reconocimiento de todos aquellos que, bajo el mando del Gobierno de Euzkadi, presidido por el lehendakari Agirre, defendieron a las legítimas autoridades y las libertades y derechos de los ciudadanos vascos en la guerra del 1.936 y la posterior dictadura franquista.

Por supuesto Artxanda tiene algunos rincones culinarios que merecen solo por ello una visita. Destacaría sobre todo Txakoli Simón, un auténtico paraíso del chuletón a la brasa. No tengo el placer de haber degustado sus carnes, pero ya me han llegado dos buenas recomendaciones por dos sitios diferentes y os aseguro que tienen un paladar muy fino. Para fiarse plenamente.

Monte Artxanda Hanway blog viajes la huella bilbao

Aquí me pilláis disfrutando viendo “La Huella”, monumento al Gudari

Los jardines Monte Artxanda Hanway blog viajes

El monte Artxanda es coronado por un pequeño parque

Horarios y precios del funicular

El funicular funciona todos los días laborales desde las 7:15 hasta las 22:00 horas. Los festivos desde las 8:15 hrs hasta las 22:00 hrs, en los meses de verano (junio, julio, agosto y septiembre) se prolonga hasta las 23:00 horas.

La visita al monte es muy cómoda ya que cada 15 minutos tienes un tren para subir o bajar, con lo que te da mucha comodidad para realizar cualquier actividad.

El ayuntamiento ha mantenido los precios del años pasado: adultos 0.95 € y menores de 12 años 0,31 €. Una cosa que me extrañó es que no hay posibilidad de pagar billete de ida y vuelta. El coste es por trayecto.

La salida desde Bilbao se realiza desde la Plaza del Funicular, en la calle Castaños, junto al Paseo del Campo Volantín, entre el Ayuntamiento y el Puente de La Salve. Su magnífica situación hace que llegar a él sea muy sencillo y cómodo desde cualquier punto de la ciudad. Nosotros estábamos alojados en el Ibis Bilbao Centro y tan solo tardamos veinte minutos en llegar caminando. Por cierto, un fantástica opción para alojaros en Bilbao de la que os hablaré en futuros post.

Te invito a que sigas informado de mis viajes en mis redes sociales:


Ver mapa más grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *